Skip to content

(TALLER DE JOB y MARÍA SANTÍSIMA – SANACIÓN Y LIBERACIÓN) Es acaso de Origen Espiritual lo causante del gran número de Enfermedades, teniendo al Demonio siempre como autor presente ? El sufrimiento de una persona puede ser por múltiples causas, que van desde fenómenos de purga (purificación) hasta malos e inmundos espíritus, pasando por causas físicas externas, por lo que, cada vez hay más datos que lo espiritual es un disparador común de las enfermedades físicas !

30 de abril de 2016

Taller de Job – Sanando el Sufrimiento para Recibir la Gloria

 

Y siempre que hay un problema espiritual podemos pensar que el demonio está allí no necesariamente siempre como causa pero siempre exacerbando la negatividad y acrecentando el sufrimiento.

 

LO ESPIRITUAL Y EMOCIONAL ESTÁ EN LA BASE DE LAS ENFERMEDADES FÍSICAS Y LOS SUFRIMIENTOS

Si bien hay exorcistas que dicen que el demonio no es una causa frecuente de enfermedades, esto no tiene en cuenta que la mayoría de las enfermedades son fruto de causas emocionales y espirituales, que luego disparan procesos físicos, y que se ven externamente como enfermedades.

Pero en el fondo, si el inicio de un desequilibrio es espiritual/emocional, entonces es válido ver al maligno como el actor principal de las enfermedades; ya sea que las produzca o que las exacerbe.

Piensa en estas demostraciones de lo que decimos.

Los recuerdos se almacenan en nuestras células. En el caso aquí descrito, el receptor del trasplante de corazón adquirió la memoria del donante asesinado,proporcionando la policía la información para detener a la persona que asesinó al donante del corazón. Las personas que reciben un trasplante de corazón al mismo tiempo adquieren los gustos y disgustos de corazón del donante.

 

Taller de Sanación  y  Liberación  en  y  por María Santísima 

 

El trauma emocional conduce a un 90 por ciento de nuestros problemas de salud. Traumas emocionales provocan estrés en nuestros cuerpos. La definición clásica de estrés es “una amenaza real o imaginaria, y la respuesta de tu cuerpo a la misma”.

La respuesta al estrés natural de tu cuerpo puede tener un impacto significativo en tu función inmunológica, la química del cerebro, los niveles de azúcar en la sangre, el equilibrio hormonal, y mucho más, según en Dr. Mercola.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos acoge este artículo sobre el estrés que indica hasta un 90 por ciento de las enfermedades están relacionadas con el estrés. Las citas del artículo incluyen:

“Se estima que el 80 por ciento a 90 por ciento de todos los accidentes de trabajo están relacionados con el problema personal y la incapacidad de los empleados para manejar el estrés”.

“La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo informó que alrededor del 50 por ciento de ausentismo laboral es causada por el estrés”.

“El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos estima que el estrés representan aproximadamente el 75 por ciento de todas las visitas al médico”.

Si el estrés hace estragos, imagina el efecto acumulativo en la salud a de todos nuestros problemas emocionales.

¿Cómo descubrir lo que nos pasa?

La medicina moderna tiende a tener una visión mecánica del cuerpo, teniendo en cuenta cada uno de los órganos del sistema como componentes independientes que pueden funcionar de manera bastante independiente el uno del otro y el estado emocional del cuerpo por otro lado.

Una buena manera de descubrir una de las causas de una enfermedad es preguntar:“Señor, ¿qué pasó en mi vida justo antes del comienzo esta enfermedad?”.

El pensamiento que aparezca inmediatamente después en tu mente es una palabra de conocimiento y revelará un trauma celular almacenado que debe ser procesado en oración.

Entonces si consideramos que lo espiritual está en la base de las enfermedades y los sufrimientos, podemos hablar que hay tres fuentes para ello.   

 

TRES CAUSAS DEL SUFRIMIENTO

El sufrimiento puede ser reducido a tres tipos principales, cuando tiene una raíz mística:

El sufrimiento traído al alma víctima, en nombre de la humanidad.

Expiar el sufrimiento, para purgar la oscuridad pasado (el sufrimiento como liberación, incluso el purgatorio en la tierra).

Y el sufrimiento causado por los malos espíritus.

A menudo es un misterio, por supuesto, el tipo que estamos padeciendo. No asuma automáticamente que es uno o el otro. Puede estar en el Plan de Dios, pero también puede que no.

También están los sufrimientos causados por adversidades fisiológicas, emocionales y adversidades mentales. Todos nos damos cuenta de eso.

sufrimiento joven sentado en el piso

 

EL SUFRIMIENTO COMO PURGA Y EXPIACIÓN

Las personas con diversas enfermedades que están en esas aflicciones tienen la oportunidad de ofrecerse uniendo sus sufrimientos a los de Cristo para la redención de sus almas o las de otros. Tal sufrimiento no tiene que ser obvio. De hecho, gran parte del sufrimiento peor es mental: ansiedad, obsesión, sentimiento de inferioridad, inseguridad, opresión, depresión.

Muchos sufrimientos están así ocultos.

Si no se puede juzgar un libro por su portada, no se puede juzgar el estado de sufrimiento de una persona.

Todos tenemos cruces en la vida. Un día incluso podemos damos cuenta que las cruces que se nos pide tener – aunque muy diferentes (y en gran medida la variables en su visibilidad) – son básicamente iguales.

El sufrimiento parte la cortina de la ceguera, como el sufrimiento de Jesús rasgó el velo del Templo (Mateo 27:51). Vemos de manera diferente.

¿Por qué el sufrimiento nos purga? Nos separa de la carne. Se nos concede una nueva (y, a menudo más alta) perspectiva. En la cruz, somos elevados.

Cuando nos separamos de la carne es que empezamos a ver con los ojos de la eternidad.

El sufrimiento (que incluye el ayuno) debería abrir el alma a la liberación de impurezas.

 

EL SUFRIMIENTO DE BASE DEMONÍACA

Por otra parte, existe el sufrimiento causado por el diablo. No hay que subestimar su papel. Se engancha en nuestras debilidades.

Lo sabemos por Jesucristo: la mayoría de los que Él sanó quedaban sanos después de que un espíritu malo o espíritu “impuro” era expulsado. Vuelva a estudiar cada una de las curaciones de Jesús. Ver aquí.

¿No es notable la poca frecuencia con que se oye del aspecto espiritual? Jesús lo hizo sin cirugía. No escribió recetas. Su curación dependía de un espíritu que era echado fuera: liberación.

El acercamiento intelectual a la religión en nuestro tiempo niega ese concepto (necesitamos oír hablar más de esto desde el púlpito), pero los espíritus pueden causar prácticamente cualquier dolencia, desde alergias hasta enfermedades malignas.

Cuando tomamos a un enfermo debemos echar a los espíritus en el nombre de Jesús (y por su nombre, por ejemplo: “espíritu de la artritis”, o en general: “espíritu de enfermedad”), junto con el prudente consejo médico.

 

UN CASO DE SUFRIMIENTO DEMONÍACO

Un libro titulado “Un toque del cielo: La historia de la cirugía de un niño, el Cielo, y la curación”, es un recuerdo de la batalla por la vida, incluso en el vientre de su madre. El interés también viene por el Dr. Benjamin S. Carson (un negro de fama política conservadora que desafió a Obama). 

Como la portada dice:

Neal Pylant, junto con su hijo Christopher, comparte la increíble historia real de cómo él y su esposa, ambos de diferentes religiones, abrazaron el cristianismo, mientras búscaban un milagro para su hijo enfermo terminal.

La pareja rápidamente se dio cuenta de que se trataba de más que la enfermedad física. Ellos fueron arrojados a una batalla donde un enemigo espiritual lanzó un asalto total contra sus hijos. Aunque el chico murió, el Cielo prevaleció, la vida volvió a su cuerpo, y recibió el mandato de cumplir la Voluntad de Dios en la tierra.

LOS SUCESOS MÉDICOS

En el momento en que Christopher Pylant llegó al Hospital John Hopkins, sus exámenes médicos revelaron un tumor del tronco cerebral, que estaba poniendo presión sobre su tronco cerebral y el cerebelo. Ellos creían que casi había consumido el tallo y después de la cirugía para aliviar un poco la presión, se consideró inoperable y terminal.

La historia se hizo famosa porque uno de los neurocirujanos pediátricos en el equipo médico de Chris era el Dr. Benjamin S. Carson, MD, quien escribió el prólogo de este libro. Él era un cristiano que oraba antes de las cirugías y que ha visto muchas cosas inexplicables en su práctica médica. De hecho, él escribió un libro más tarde, Piensa en grande: Libere su potencial o excelencia, en el que compartió un poco de su experiencia con el hijo de los Pylants. También compartió una conversación que tuvo con otro miembro del equipo médico, un neuro-oncólogo que hasta ese momento era ateo hasta que se encontró con la fe de los Pylants y vio con sus propios ojos lo que había sucedido con el tumor para que fuera operable. El hombre dijo que le hizo un creyente.

En cierto momento el tumor había empezado a morir. Los médicos vieron que algo extraordinario sucedió: Chris despertó del coma en que estaba su cuerpo, la enfermedad había comenzado a retroceder espontáneamente y comenzado a revivir, y pudo hablar un poco; y cuando los médicos finalmente pudieron extirpar el tumor, encontraron su tronco cerebral, destrozado y retorcido.

Más tarde, cuando Neal Pylant comenzó a documentar los eventos para este libro, habló con uno de los neurocirujanos que operaron y le preguntó cuántos otros habían sobrevivido a este tipo de cáncer. La respuesta fue un desconcertante “nadie”.

Christopher no sólo terminó regresando de los “muertos”, sino con el tiempo se graduó de la Universidad del Sureste con una licenciatura en Ciencias en Teología Práctica. Su roce con la muerte se produjo durante la cirugía (por el Dr. Carson): un tumor cerebral.

 

LA VERDADERA BATALLA

Estamos interesados en la historia de Christopher porque de acuerdo con su padre, en un momento durante la prueba Christopher había dicho algo muy peculiar y en el momento inexplicable para sus padres:

“Satanás era un oso llamado ‘Adra’, satanás y Dios estaban peleando cuando yo estaba en el vientre”

Imagínese escuchar eso de su hijo.

Eso comenzó una pequeña investigación teológica.

“Un amigo mío había estudiado muchos tipos de religiones, incluyendo el satanismo”, escribe Neal.

“Compartí las visiones de Christopher con él y su respuesta fue asombrosa. Durante los rituales satánicos, brujas y brujos invocan espíritus de la oscuridad. Estos espíritus demoníacos muchas veces adquieren formas físicas de animales. El único que viene en forma de oso es el mismo satanás”.

¿Acaso este chico realmente presenció batallas entre Jesús y satanás? Y si es así, ¿qué nos informan eso?

Esté seguro que una vez que la oscuridad fue nombrada, no fue derrotado con éxito sólo  en el plano físico por un cirujano, sino más importante aún, en el plano espiritual por las oraciones de intercesión para echar fuera a “Adra”.

Durante estas batallas, en relación al niño – al parecer iluminado mientras entraba y salía de “otro lugar” – el Espíritu de Dios estaba a su alrededor, como una cáscara de protección del enemigo; el muchacho estaba protegida por la Cruz.

En un momento de la saga de esta familia, un amigo que era un estudioso de la Biblia llamó a Neal y le dijo:

“Tengo algo que decirte. Hace dos semanas estaba leyendo en el libro de los Hechos. Este nombre Adra que tu hijo aludió como un oso, literalmente, me saltó de la página. Está en Hechos 27:2. Aunque se usa como prefijo para el nombre de una nave, más tarde encontré la referencia en mi concordancia y encontré el nombre de un demonio (dios pagano) con el mismo prefijo. Me he preguntado si este podría ser el demonio sobre el que tu hijo habló cuando dijo‘el germen en mi cuerpo que que me está haciendo enfermo se llama Adra’La referencia dice:

“Los Avitas adoraban a su dios Nibhaz y Tartak. Y la gente de Sefarvaim incluso quemaba a sus propios hijos como sacrificios a sus dioses Adramelec y Anamelec ‘(2 Reyes 17:31)”.

Al parecer la “raíz” era el nombre de la entidad. Y, por su nombre, fue lanzado fuera.

Todos tenemos esatas batallas con aflicciones en la raíz. El pecado generacional se remonta a Adán y se ha acumulado a través de los tiempos.

¿Cuándo vamos a volver a la vieja manera de tratar con él (en la forma de echar fuera los espíritus) como esta familia? ¿No es la Cuaresma y Semana Santa un buen momento para “romper estas fuerzas”? ¿Y durante un ayuno? ¿Durante la confesión? ¿Y después de la lectura de la Escritura?

Christopher también supuestamente había tenido experiencias con Jesús:

“Estaba de pie en una niebla”, el joven recordó. “Cuando Jesús me vio, salió de la niebla, me tomó la mano y le dijo: ‘Ven conmigo, Christopher, quiero presentarles a mi Padre’”.

Cuando el hombre fuerte es echado fuera, la ruta hacia arriba y nuestra visión, se borran.

dibujo de niño sufriendo

 

TODO SE REDUCE A EQUILIBRAR

Cuando estamos en equilibrio espiritual, emocional y físico, la buena salud es por lo general el fruto. El cuerpo puede ser presagio del alma. Orar por el“equilibrio” debe ser una meta en todo momento.

En este momento nuestra sociedad está en un estado de desequilibrio y extremismo y tomamos solamente la aproximación física de la curación.

Debemos ir más allá de eso.

Nunca podemos juzgar el estado espiritual de una persona, ni cómo ni por qué él o ella está sufriendo. Una persona puede nacer con un mal espíritu tan seguramente como él puede nacer con ADN con problemas. O ser golpeado por un virus. Puede que no sea la culpa del todo de la persona: él o ella puede llevar el peso del equipaje de la familia espiritual. Puede ser la misión de esa persona en la vida disiparlo. Este es el martirio oculto – oculto a menudo incluso a propia la persona.

En otras ocasiones, no hay duda de que prácticas equivocadas – sexualidad ilícita, el ocultismo, el robo, la negatividad, chismes, la lujuria, la gula, la adicción, la falta de amor, odio, orgullo – sirven como puntos de entrada espirituales. Subraye la palabra ego. El orgullo es una razón del pecado. La humildad busca que el orgullo que se oculte.

Una vez dentro, los espíritus pueden hacer raíz, crecer como una mala hierba, y causar tormentos – físicos y mentales.

La Sangre de Cristo y su ayuno en el desierto puede traernos poder especial para convertir el pecado en cenizas y curar las aflicciones.

Fuentes:

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: