Skip to content

¿La Enfermedad es algo enteramente Físico o tiene Causas Demoníacas? Una pregunta que los cristianos se hacen con razón, ante la enfermedad es: ¿tiene una causa espiritual o física?; ¿es la obra de satanás, o se trata de fragilidad física?

19 de octubre de 2015

enfrma con jesus

Las pistas para la respuesta se pueden encontrar en el ministerio de Jesús. Y debe ser aclarada la idea errónea que el mundo antiguo, incluyendo el mundo de la época de Jesús, creía que toda enfermedad era obra de los malos espíritus, si no no habría habido médicos aún en aquella época.

 

JESÚS MUESTRA LA DIFERENCIA DE LA ENFERMEDAD POR CAUSA FÍSICA Y DEMONÍACA

Jesús demuestra claramente la diferencia, ya queÉl mismo trató algunas enfermedades como la obra de demonios y otras enfermedades como de origen físico. Él sabía la diferencia entre los dos y nunca estuvo confundido al respecto.

jesus expulsa demonios

En Mateo 8:16, por ejemplo, se puede leer:

“Esa tarde le trajeron muchos de los que estaban oprimidos por los demonios, y él expulsó a los espíritus con una palabra, y sanó a todos los enfermos.”

Algunos de los que se acercaron a Jesús estabanoprimidos por demonios, otros eran físicamente enfermos.

Hay una manera simple de decir cuando Jesús estaba tratando con la opresión demoníaca y cuando, por el contrario, estaba tratando con la enfermedad física directa.

Cuando el problema era demoníaco en su origen, Jesús hablaba. Él nunca ponía las manos en los oprimidos demoníacamente; más bien él lo manejaba con una palabra hablada. Él ordenaba a los demonios salirde los afligidos, y salían.

Si los demonios eran responsables de alguna aflicción física, la aflicción física se iba con ellos. Había enfermedades que eran causadas ??por los demonios, y la solución en estos casos era una orden emitida con su autoridad como Hijo de Dios y gobernante de todo el mundo del espíritu.

Pero cuando la enfermedad era de origen corporal, Jesús ponía sus manos sobre los enfermos. El poder curativo sobre la enfermedad física fluía desde el trono de Dios a través de su contacto físico con el cuerpo del enfermo y eran sanados en un instante.

Esto lo vemos en Mateo 8:15, donde leemos que Jesús sanó a la suegra de Pedro con la imposición de manos.

“Le tocó la mano y se le pasó la fiebre. Ella se levantó y se puso a servirlo”

Anteriormente, en Mateo 8: 3, en relación con el leproso, leemos que

“Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Lo quiero, queda purificado». Y al instante quedó purificado de su lepra”.

Jesús nunca estaba confundido acerca de si la enfermedad era física o espiritual en su origen.

uncion de los enfermos

 

UN MAL ENTENDIDO POR NO CONFIAR EN EL MENSAJE DE JESÚS

Ahora hay quienes sostienen que cuando Jesús parecía creer que la enfermedad era de origen espiritual, simplemente se estaba acomodando con el espíritu de la época, y con las supersticiones ampliamente aceptadaspor el pueblo de su época, anterior a la Ilustración.

Pero Jesús nunca se acomodó a la superstición. Se enfrentó a ella y la expuso.

En otro tema, la vida después de la muerte, dijo muy enfáticamente,

“si no fuera así, yo os lo hubiera dicho” (Jn. 14: 2).

Si no existieran los demonios y si no podían causar enfermedades, Jesús lo habría dicho.

Así que alguna enfermedad es espiritual y alguna es física.

Cuando la enfermedad es espiritual, la curación viene a través de la palabra, a través de una orden emitida por el nombre todopoderoso de Jesús.

Cuando la enfermedad es física, la sanación viene a través del tacto, a través de la imposición de manos y la oración que se ofrece en el nombre todopoderoso de Jesús.

manos-orando-fondo

 

¿CÓMO PODEMOS NOSOTROS SABER LA DIFERENCIA?: DISCERNIMIENTO

¿Cómo adquirimos el discernimiento?Considerando ambas posibilidades y mediante la experiencia del aprendizaje, diferenciar entre las dos.

Algunos cristianos de hoy están tan asustados ante la idea de los demonios y la guerra espiritual que nunca se detienen a considerar si los agentes invisibles de la oscuridad pueden tener algo que ver con los problemas de enfermedad del individuo que están tratando de ayudar.

Si el problema es espiritual en su origen, y no se utilizan oraciones de guerra espiritual, el individuo no experimentará ningún alivio.

Por otra parte, algunos cristianos piensan que todo es demoníaco en origen. Pero como el propio ministerio de Jesús deja claro, no se deben tratar todas las enfermedades como el trabajo, al menos directamente, de satanás.

Otra idea errónea que muchos cristianos tienen acerca de la sanidad es que es algo que puede ser ordenado en el nombre de Jesús.No, es algo que puede ser solicitado, pero nunca se puede exigir.

El leproso que vino a Jesús modeló el enfoque bíblico, cuando se arrojó a los pies de Jesús y le dijo: “Si estás dispuesto, puedes limpiarme.”

Él entiende que Dios puede tener propósitos en permitir la enfermedad física.

Pablo lo descubrió en él mismo, cuando Dios se negó a retirar su “aguijón en la carne” a pesar de las oraciones repetidas y sinceras.

Pablo no fue sanado porque carecía de la fe; no fue sanado porque Dios tenía un propósito más grande para su vida, y la enfermedad de Pablo estaba en ese propósito mayor.

Pablo menciona una vez que salió con un compañero de viaje, Trófimo, “enfermo en Mileto” (2 Tim. 4:20). Si la curación es algo que se pueda pedir ‘a la carta’, eso no habría sucedido.

Así que cuando ponemos las manos sobre los enfermos y oramos por ellos, siempre hay que creer que Dios puede sanar en un instante, y al mismo tiempo siempre debemos orar para conocer la voluntad de Dios, que sólo él puede saber.

Entonces, ¿pueden los demonios causar enfermedades hoy en día? Por supuesto que pueden. ¿Puede ser una enfermedad física y no espiritual en origen? Por supuesto que puede. Sabemos esto porque Jesús nos dijo.

Pero si la enfermedad es espiritual o física en su origen, ¿puede Jesús sanar todavía hoy? Por supuesto que puede. Y lo hace.

dibujo curacion de la suegra de pedro

 

LA CURACIÓN DE LOS ENFERMOS COMO SIGNO DE GRACIA

Jesús concede la salud del cuerpo siempre juntamente con la salud del alma, o hablando con más propiedad: la salud del hombre entero. Esta es la sorpresa del paralítico curado (Lc 5,18-20) y del enfermo junto a la piscina de Betesda (Jo 5,14).

La salud del cuerpo no es un bien por sí misma y no la concede el Señor por sí sola, por tanto no va aislada de los demás aspectos, sino siempre dentro del contexto de salvación y liberación del hombre total.

El cuerpo es siempre expresión del espíritu y las curaciones somáticas son la manifestación de la salvación que se realiza en el enfermo.

Por tanto, para ser curado, lo mismo que para ser perdonado y liberado del pecado, Jesús exige la fe, que es aceptación plena de su persona, es decir, de su Palabra y del don que Dios ofrece con su Hijo.

Predicación, curación y expulsión de demonios: son actos conjuntos de salvación y de poder o de la manifestación del Reino de Dios. El mensaje salvador de Jesús se hace presente tanto con las palabras como con los hechos de poder.

Fuentes:

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: