Skip to content

(ARTICULO PARA EL DISCERNIMIENTO) La visión de un pastor sobre el infierno –> Este es un testimonio de un pastor evangélico, llamado Lorne F. Fox, que fue llevado al infierno mientras estaba enfermo y yacía en la cama, y los enviados de Dios le mostraron las secciones del mismo y los castigos que recibían las almas

26 de octubre de 2014
Algunas personas no creen que haya un infierno literal pero otros si, como el pastor de este caso, que creen en primer lugar, porque la Biblia enseña enfáticamente que existe, y, en segundo lugar, a causa de la experiencia milagrosa que Dios le envió, y que no puede negar.
Este material es para su discernimiento.

SU ESTADO DE TRANCE

Mientras yacía postrado sobre mi espalda por más de tres horas, una tarde, el Señor me dio una visión. Me sacudió para ver algunas de las glorias del cielo, y entonces Él me permitió ver algunos de los horrores y lo terrible del infierno.
Yo no morí, quiero que entiendan claramente. Yo simplemente caí en un trance, como lo hizo el apóstol Pedro (Hechos 10:10). Yo no soy una persona dada a los sueños y visiones, pero ese día Dios retrató la terrible realidad del infierno en mi mente de tal manera que no puedo olvidar.

EL DESCENSO

Vi la foto delante de mí el alma de un hombre no salvo para la eternidad, al mismo tiempo de su muerte física. Esa alma dejó su tabernáculo mortal, el cuerpo terrenal, y salió de la habitación de enfermo, al espacio. Comenzó a descender. Abajo, abajo, abajo, yendo a las regiones inferiores y todo se oscureció. Pronto fue tan negro que no se podía ver una pulgada de distancia de los ojos, aunque tenía la vista más aguda. Pero, aún así, el movimiento o la sensación de descenso continuó, y después de un tiempo comenzaron a aparecer, débilmente al principio, luces y sombras extrañas y fantásticas. Era como una luz del fuego parpadeante, que fue creciendo más y más brillante.
La atmósfera, que había sido tibia, de repente se convirtió en un calor sofocante y casi insoportable, y el descenso cesó por un poco de tiempo. Desde las regiones más bajas subió una criatura de aspecto extraño que había sido enviada, evidentemente, para guiar a aquella alma perdida en el resto del viaje al reino más bajo. Juntos, el alma perdida y la extraña criatura continuaron el descenso, y en una distancia corta se me permitió, en la visión, descender y ver de nuevo.

UNA ESFERA DE FUEGO

Muy por debajo de nosotros, por este tiempo, las cosas comenzaron a tomar forma definida. Apareció, muy por debajo, una gran esfera brillante. Esa fue la fuente de la luz del fuego parpadeante que había visto. Se hizo más y más grande, mientras que se acercaba, hasta que finalmente fue muy grande, una persona no podría ver a su alrededor. Todo lo que podía ver era una pequeña porción situada en su visión. Quiero decir esto: el gran astro estaba cubierto de llamas de fuego literal – no, yo creo que sería más exacto si dijera fuego líquido, porque así es como apareció.
Las lenguas de fuego líquido cubrieron cada parte de este astro, y lamían a la lengua de fuego en su parte superior. Por último, el descenso cesó, mientras vinimos a la derecha en contra de este gran orbe. Había evidencia de una lucha feroz contra el conductor que había llegado. Entonces, de repente, con un grito salvaje, el alma se cayó de cabeza en el muro de llamas. Luego todo quedó en silencio, excepto por el lamido de las llamas del fuego.
De repente, una extraña sensación me invadió. Un mensajero enviado por el Señor estuvo a mi lado y dijo: “No tengas miedo. He sido enviado por el Señor para sostenerte y fortalecerte.”

DENTRO DE LA ESFERA

A continuación, una sensación rara y extraña pasó a través de mi propio ser, y de repente sentí que me caí de cabeza hacia ese fuego. No me quemó o lastimó. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, me encontraba en otro reino. Era como estar en otro mundo. Y en ese mundo oí los gritos y gemidos de las almas contadas por miles.
Oí una risa irónica y sarcástica. Oí llantos y lamentos, oí gritos y maldiciones. Instintivamente, el conductor celestial me dijo, que yo estaba en las regiones de los perdidos, el lugar de la que se habla como el infierno. Permítanme detenerme un momento decir esto: yo creo en el infierno de fuego literal, porque la Biblia dice que es literal, y también porque lo he visto.
Yo sé que existe. No sólo las almas de los hombres y mujeres perdidos serán atormentadas eternamente por fuego literal, sino que también serán atormentados por los pecados y los vicios que causaron al ser perdidas. Para mi descubrimiento, ya que mi guía conductor me llevó el a través de diversas cavernas y corredores, el infierno se divide en secciones.

EL LUGAR DE LOS JUEGOS DE AZAR

Más allá, vi a los mejores juegos de azar que jamás se podría imaginar. Me estremecí. Había dispositivos de juego que estoy seguro nunca han sido perpetrados en la faz de la tierra. Había grandes montones de oro y plata y piedras preciosas, y estas almas perdidas jugaban con ellos. Jugaban con furia. Cada vez que tocaban los dispositivos, cada vez que tocaban el dinero, se quemaban, y se echaban hacia atrás y, sin embargo una fuerza irresistible les llevaba a jugar de nuevo. Lo odiaban, lo odiaban, querían alejarse de él, pero no podían. Ellos eran llevados al lugar como por una fuerza magnética.
No hace mucho, cuando me dirigían a Boise, Idaho, tuve una experiencia extraña. Leímos los carteles de publicidad a lo largo de la carretera de un lugar de juego en Reno, Nevada. Nos detuvimos en Reno por sólo unos instantes, y yo dije: “Yo quiero ir a ese lugar de juegos de azar y ver lo que pasa.” Ya era la hora de la tarde. Nosotros entramos y caminamos a través de algunos de los corredores. Cientos de personas participaban en los juegos de azar de todas las formas. De repente, mi sangre se heló. Me volví hacia mi esposa y le dije: “Oh, por favor, vamos a salir de aquí. He visto este lugar antes, y yo no me quiero quedar por aquí.” Fuimos al aire libre, y fue muy bueno obtener una bocanada de aire fresco de nuevo. Yo había visto algo como eso, sólo que peor, en el reino de los perdidos.

UNA DANZA ETERNA

En otra sección del infierno vi un una danza eterna llevándose a cabo. A medida que me acercaba, y miraba los rostros de aquellas almas perdidas, mi corazón se compadecía de ellos con una gran lástima, porque estaban completamente fatigados y cansados. Y decían: “¿Oh, no podemos dejar por un momento?” Pero no había ninguna parada. La eterna danza seguía y seguía, al igual que un gran caldero hirviendo.
Yo nunca pasé mucho tiempo predicando en contra de las diversiones mundanas, porque creo que, cuando la gente realmente consigue salvarse, el Señor va a quitar el deseo de estas cosas fuera de sus corazones. Pero me voy a detener el tiempo suficiente para decir lo siguiente: el salón de baile moderno es una de las puertas de la mayor trampa del diablo que conduce directamente al infierno.

LA BEBIDA

En otro lugar una fiesta de eterno beberaje estaba sucediendo. He sido testigo de algunas escenas de libertinaje por ebriedad en esta vida que han sido horrible, pero nada es comparable a las orgías salvajes, borracheras que suceden eternamente en el infierno.
Y ellos no lo pueden detener. Esa cosa, que los llevó al infierno, los atormenta continuamente a través de toda la eternidad.

EL LUGAR DEL MIEDO A CONFESAR A JESUCRISTO

En otro lugar en el infierno, vi la forma más cruda de miedo que jamás haya existido. Nunca hemos visto nada parecido sobre la faz de la tierra. A cada rato se oía un grito, un alarido, un gemido, o cualquier otro sonido, en cualquier momento podría oírse el crujido de las llamas del infierno; estas pobres personas, abyectamente temerosas, se lanzaban de nuevo a las sombras, temblando, horrorizadas. Y vi a más gente en esta sección que en todas las otras secciones combinadas.  Estos, dijo el mensajero  que estaba conmigo, fueron los millones de personas que tenían demasiado miedo de confesar abierta y públicamente a Jesucristo. Sus temores les habían llevado al infierno, miedo de sus familias, miedo de sus padres, miedo de la esposa o el marido, miedo de los amigos o colegas de trabajo, etc.  Allí ellos estaban perdidos, llenos de un miedo abyecto que les atormentaba, como las llamas del infierno que quemaban sin cesar.

UNA RELIGIÓN INFERNAL

Por último, usted puede quedar sorprendido cuando le diga que también fui testigo de una forma de religión en el infierno. La música que iba con ella era suficiente para que a un se le pararan los pelos. Usted ha sentido la música menor, pero que nunca había oído nada como esto. Es la peor clase de canto fúnebre que se va incrustando en los huesos, y dentro de la médula interior de los huesos.
No adoración de Dios, sino una forma de religión. Y, mientras miraba a esas multitudes, me dijo mi mensajero que eran los que alguna vez tuvieron una forma de religión, pero que negaron el poder del evangelio.

UN MURO DE FUEGO

La gente en el infierno estaba pidiendo a gritos la liberación en todas partes, pero no había ninguna ayuda, porque habían hecho caso omiso de la sangre que es el único poder para salvar. Ninguno escapó.
Ese muro de fuego que cubría la gran esfera parecía ser una barrera a través de la cual un alma perdida nunca podría pasar, una vez que habían penetrado las llamas en el momento de la muerte física.
Oh, me gustaría tener el poder de hacer el infierno real para ustedes como Dios lo hizo para mí. Daría cualquier cosa si yo pudiera ayudarles a darse cuenta de lo horrible que es. Es diez mil veces más horrible de lo que puedo describir.
Fuentes: Lorne F. Fox para The Gospel Tract Society, Signos de estos Tiempos

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. alba lucìa villa de botero permalink
    29 de octubre de 2014 11:01 AM

    Impresionante… Tengo la certeza de que el infierno es real, por ello, debemos estar atentos a pedir permenentemente en nuestras oraciones la asistencia de Dios en cada uno de los momentos de nuestra vida y màs importante aùn que nunca nos separemos de ÈL.

Trackbacks

  1. (ARTICULO PARA EL DISCERNIMIENTO) La visión de un pastor sobre el infierno –> Este es un testimonio de un pastor evangélico, llamado Lorne F. Fox, que fue llevado al infierno mientras estaba enfermo y yacía en la cama, y los enviados de Dios l

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: