Skip to content

¿ Miedo a predicar la verdad sobre la REALIDAD DEL INFIERNO porque la gente se asusta ? ¿ Dios es solo AMOR por tanto el INFIERNO NO EXISTE ? En estos tiempos de confusión estamos amputando el mensaje que Cristo trajo al mundo, a pesar de los esfuerzos que el papa Francisco está haciendo en sus homilías. Presentamos su atractivo mensaje de salvación, pero no las consecuencias de no corresponderle. Y así dejamos la puerta abierta para el crecimiento de herejías, que se oyen en la Iglesia regularmente, de que Dios es tan misericordioso que no condenará a nadie al infierno, o que si bien el infierno existe, está vacío porque Dios es todo amor

4 de octubre de 2014
El anuncio positivo de la Buena Nueva de que Cristo, por su sacrificio, ganó la redención para el mundo entero, tiene una parte regular en la predicación contemporánea. Pero también hay terribles consecuencias al descuidar el ofrecimiento de Jesús. Y sin embargo, rara vez esta parte fundamental del mensaje del Nuevo Testamento es escuchado en la Iglesia contemporánea. ¿Por qué tenemos tanto miedo de hablar sobre el infierno a pesar que el Papa Francisco insiste con esto en sus homilías?
Algunas reacciones comunes son:
“Nuestra religión es una religión de amor, no de miedo.”
“La gente ya tiene una imagen mala, y esto podría hacer que se sientan peor”
“El miedo del infierno es un motivo indigno para ser cristiano”
“No deberíamos estar tratando de asustar a la gente para ser buena”

EL RIESGO DE QUE EL OFRECIMIENTO DE JESÚS SEA UNO MÁS

Cuando se enseña sólo la oferta positiva de la salvación y la predicación, y no se dice nada acerca de las consecuencias de no responder a esta increíble oferta de misericordia, es muy fácil ver la llamada a la nueva evangelización como un “accesorio”, bueno, pero no realmente necesario.
Después de décadas de silencio sobre las consecuencias de no responder a la misericordia de Dios para una vida de fe, una visión del mundo ajena ha colonizado las mentes de un gran número de nuestros hermanos católicos, que supone que casi todo el mundo va a ser salvado, excepto tal vez unos pocos asesinos de masas muy notorios.
Pero, por supuesto, el asesinato es sólo una de toda una serie de graves pecados que, sin arrepentimiento, excluirá a la gente del Reino de Dios:
“¿No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los pervertidos sexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:9-10).
Esto no es un texto aislado, listas similares de pecados que excluyen a la gente del cielo se encuentran en Gálatas 5:13, 19-21, Efesios 5:5-6, Apocalipsis 22:14-15 – y muchos otros lugares también.
Jesús es particularmente enfático en la necesidad absoluta de apartarse del pecado grave si queremos entrar en el Reino:
“Y si tu ojo te fuere ocasión de pecado, sácalo y échalo fuera ti; porque es mejor entrar en la vida con un solo ojo, que teniendo dos ojos seas echado en el infierno de fuego” (Mateo 18:09).
Él nos dice claramente que no hay que temer a los que matan el cuerpo, sino temer al castigo eterno por el pecado sin arrepentimiento en el infierno (Lucas 12:4-5).

LUCHANDO CONTRA LA INCREDULIDAD

No se trata sólo de una amplia gama de inmoralidad impenitente que excluye a las personas del Reino, sino tal vez el pecado más grave de todos, la incredulidad:
“Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que cree en él no es condenado, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:16-18).
El padre Francis Martin, en uno de sus ensayos bíblicos / teológicos, llama al no creer en la revelación de Jesús “la raíz del pecado del mundo”.
“El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que debe soportar la ira de Dios” (Juan 3:36).

JESÚS PENSABA QUE ERA IMPORTANTE COMUNICAR LAS CONSECUENCIAS DE NO ACEPTAR SU LLAMADO

Hay literalmente docenas de pasajes del Nuevo Testamento que hablan de las consecuencias eternas de no arrepentirse, de no creer, de no vivir una vida de obediencia como un discípulo de Jesús.
Es evidente que Jesús y los apóstoles pensaron que era importante que las consecuencias negativas de la falta de respuesta al pensamiento, palabra y obra del mensaje de salvación se comunicaran claramente a sus oyentes.
Jesús sabía lo que había en los corazones de los seres humanos, y sabía que el miedo al infierno, aunque no es el punto final de la vida cristiana, es un muy buen comienzo si motiva el arrepentimiento.

EL TEMOR AL INFIERNO ES UNA ETAPA EN NUESTRA PURIFICACIÓN

Y mientras “el perfecto amor echa fuera el temor” de la pena y del Día del Juicio (1 Juan 4:17-18), la sabiduría espiritual de la Iglesia deja claro que no podemos ir al final del viaje sin un buen comienzo y trabajar pacientemente en cada etapa de purificación y limpieza.
Santa Catalina de Siena señala como la forma en la etapa inicial del viaje se caracteriza por un miedo muy útil del infierno, un “temor servil”, como ella dice, que más tarde se traslada a lo que ella llama “amor mercenario” y, por último, a “el amor perfecto.” Usted no salta al amor perfecto, sin un buen comienzo.
San Juan de la Cruz supone que antes de que la gente esté realmente lista para emprender el viaje espiritual ha sido profundamente impresionado por la brevedad de la vida, la estrechez de la carretera que conduce a la vida (Mateo 7:14), el rigor de la sentencia, cómo “el justo con dificultad se salva” (1 Pedro 4:18), cómo “la perdición es muy fácil y muy difícil la salvación” y la necesidad de un profundo arrepentimiento del pecado y la entrega incondicional a Dios (El Cántico Espiritual, estrofa 1, 1).
San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales, reconoce que la motivación más importante para servir a Dios es puro amor, pero también cita la útil función de “temor servil” en el camino espiritual, como también lo hace San Francisco de Sales:
“También debemos alabar fuertemente el temor a su majestad divina. Porque no sólo es el temor filial algo muy piadoso y santo, sino también lo es el temor servil.” (370).
Si vamos a tener una Iglesia fuerte y una evangelización dinámica, tenemos que transmitir a todo el mundo todo lo que Jesús y los apóstoles nos han encomendado transmitir, incluyendo las consecuencias de no creer y obedecer.
No tenemos que tener miedo de que la gente tenga miedo del infierno. Es un excelente comienzo para el viaje espiritual – y sigue siendo de valor, incluso a medida que avanza la vida espiritual.
Fuentes: NCRegister, Signos de estos Tiempos
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: