Skip to content

DIOS-ESPÍRITU SANTO NOS HA DADO SUS DONES NATURALES Y SOBRENATURALES: Como Discernir entonces la Misión que tenemos en la tierra? ¿Cuál es la razón por la que hemos venido? Su destino es su misión. ¿Cuál es su llamado? Lo que, al final de la vida terrenal, le será preguntado, ¿Cuál ha sido la razón clave para que esté aquí? Hechos 20:24 –> “Pero ya no me preocupo por mi vida, con tal de que pueda terminar mi carrera y llevar a cabo la misión que he recibido del Señor Jesús: anunciar la Buena Noticia de la gracia de Dios”

8 de junio de 2014
hombre en un tunel
¿Qué contestamos? ¿Lo hemos comprendido? ¿Lo hemos pensado siquiera alguna vez?
Uno de los procesos más útil es comenzar a notar esas cosas que hace que le apasionan, que despiertan su creatividad, esas cosas por las que obtiene energía a partir de cuándo las hace y encuentra satisfacción en hacerlas, no por lo que le paguen por ello, sino simplemente en hacerlo.
Esas cosas que hacemos que nos ponen en ese tipo de ambiente son nuestros recursos naturales, la mayor parte de lo que nos hace más eficaces en nuestras carreras, actividades empresariales, nuestras amistades y vidas. Muchas personas no hacen eso. Pasamos mucho tiempo haciendo lo que tenemos que hacer y no bastante tiempo haciendo lo que fuimos creados para hacer.
Sea natural. Sea quien es. Dé rienda suelta, a su “unidad innata”. Si usted tiene un don, esta es su pista. En realidad, todos lo tenemos; sólo tenemos que reconocerlo.
¿Qué le gusta hacer? ¿Lo que le resulta más natural? ¿Lo que trae inspiración? ¿Lo que le da energía (y a la inversa lo que lo fatiga)?
Su corazón tiene el secreto. Usted puede encontrar su misión a través de los “accidentes”, a través de encuentros casuales, a través de las palabras de otros, a través de un “trauma”, a través de algo que cae de la nada, o de algo que siempre ha estado ahí en frente de usted – algo que está haciendo, pero no del todo con el espíritu correcto.
Una misión puede ser muchas cosas – y más de una. Puede ser la maternidad simplemente. ¡Qué gran llamado! Esta fue la misión de la Santísima Madre. Puede ser en la profesión médica (cuando el motivo no es el dinero). Puede ser en lae plomería o carpintería – ayudar a los demás, ayudar a la gente vivir. Puede ser cultivando. Puede ser evangelizando. Puede enseñar (por cierto), o puede estar ayudando a los inválidos – también sin duda. Puede ser la oración – simplemente orar por otros. Puede ser la música, o trabajar en el jardín o la cocina, cuando se hace con alabanza a Dios.
Cualquier cosa que sirva para mejorar la vida y las cosas pueden ser parte de su misión: un empleado de supermercado, sonriendo a los clientes; un paisajista, orando por el mundo que le rodea; un conserje de la escuela, bendiciendo a los niños; un alcalde; un policía, manteniendo a raya al mal.
Solamente en la oración al Espíritu Santo, podemos discernir la dirección que debemos tomar y cómo debemos acercarnos a nuestros puestos de trabajo.
Usted puede estar haciendo el trabajo correcto, pero de la forma equivocada. Casi cualquier cosa que no conduzca a pecar se puede utilizar para ayudar a los demás; si se hace bien, significa para la gloria de Dios. No importa la edad que tengamos, y aunque no tengamos idea de lo que podría ser, tenemos una misión que cumplir el tiempo que estamos vivos.
Mire en Hechos 20:24
“Pero ya no me preocupo por mi vida, con tal de que pueda terminar mi carrera y llevar a cabo la misión que he recibido del Señor Jesús: anunciar la Buena Noticia de la gracia de Dios”.
Vaya con sus instintos. Sea más consciente de lo que son sus instintos. ¿Qué le conduce a la alegría? ¿Que hace que se sienta contento? ¿Qué parece que vale la pena hacer? ¿Qué le trae la paz? ¿Hay algún bagaje espiritual en su familia que le ata y le detiene?
Quizás nada interfiere más que la orientación hacia el dinero, que ha causado que muchos hagan lo que ellos piensan que deben hacer en lugar de lo que ellos sienten que deben hacer; lo que Dios quiere que haga.
Cuando hacemos lo que Dios quiere, el dinero está ahí cuando lo necesitamos. Él nos envía sustento. Si hay una gran cantidad de él, puede ser un regalo que podemos utilizar para ayudar a los demás.
¿Qué ayuda a alguien o a algo? Pregúntele al Espíritu Santo.
Es a través del portal de su corazón que usted entrará en la eternidad.
Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos
 
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: