Skip to content

Mensaje de la Santísima Virgen al Padre MELVIN DOUCETTE “…Por lo tanto, amados hijos, si necesitáis sanación, acudid a Mi Hijo Jesús y pedidle que os cure. Si es posible, acudid a un sacerdote que tenga el don de sanación: rezará sobre vosotros y el poder de mi Hijo pasará a través de él. Muchas personas han sido curadas alrededor del mundo después de que un sacerdote con el don de sanación rezara sobre un enfermo o liberara a alguien poseído por espíritus malignos. Esto demuestra cuánto os ama Mi Hijo y cuánto se preocupa por vosotros. Desea que todos tengáis buena salud y que podáis hacer todo lo que os pide. Creed en Mi Hijo y creed que puede curaros…”

25 de marzo de 2014
Sábado 22 de marzo de 2014
“El Hombre con la Mano Seca.”
 
(Lectura del Evangelio de San Mateo 12: 9–14)
 
“De allí se dirigió a la sinagoga de ellos, donde había un hombre que tenía seca una mano.  Y le preguntaron: -‘¿Es lícito curar en día sábado?’, para poder acusarle.  Él les dijo: -‘¿Quién de vosotros, teniendo una oveja, si ésta en día de sábado cae en un hoyo no la coge y la saca?  Pues ¡cuánto más vale un hombre que una oveja!  Lícito es, por tanto, hacer bien en día de sábado.’  Entonces  dijo a aquel hombre: -‘Extiende tu mano.’  Él la extendió y estaba sana como la otra.  Al salir los fariseos, tuvieron consejo contra Él y tomaron la resolución de hacerlo perecer.”
 
Queridos amigos:
 
         Les pido a todos que recen por mi cuñado que tiene cáncer.  Recen también por su esposa, que es mi hermana.  Agradezco a todos los que han estado rezando por él durante algún tiempo.  Fui a verlo al hospital y no se veía tan mal.
 
(A continuación encontraréis el mensaje de Nuestra Madre Santísima entregado al Padre Melvin.   Ella le habló con estas palabras:)
“Os bendigo, Mi hijo Melvin y todos Mis hijos que estáis cerca de Mi Hijo Jesús y cerca de Mí, vuestra Madre.  Jesús, Mi Hijo, durante Su vida pública realizó muchos milagros de sanación, resucitó muertos y también echó espíritus malignos que habitaban en algunas personas.  Una vez, estaba en una sinagoga, y había un hombre con una mano seca.  Los fariseos no estaban a favor de que Él realizara un milagro para curar la mano de este hombre porque era sábado.  Les dijo que siempre es lícito hacer el bien, y que sanar una mano seca era hacer algo bueno para ayudar a una persona.  Sí realizó el milagro, el hombre se curó completamente y pudo usar su mano normalmente.
 
Por lo tanto, amados hijos, si necesitáis sanación, acudid a Mi Hijo Jesús y pedidle que os cure.  Si es posible, acudid a un sacerdote que tenga el don de sanación: rezará sobre vosotros y el poder de mi Hijo pasará a través de él.  Muchas personas han sido curadas alrededor del mundo después de que un sacerdote con el don de sanación rezara sobre un enfermo o liberara a alguien poseído por espíritus malignos.  Esto demuestra cuánto os ama Mi Hijo y cuánto se preocupa por vosotros.  Desea que todos tengáis buena salud y que podáis hacer todo lo que os pide.  Creed en Mi Hijo y creed que puede curaros.  También estoy rezando por todos vosotros porque soy vuestra Madre.  Deseo que todos tengáis buena salud.  Os amo a todos.”
 
Padre Melvin
 
Pequeño Santuario de Nuestra Señora de la Isla del Príncipe Eduardo

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: