Skip to content

Mensajes de la Preciosísima Sangre a Bernavé Nwoye “…¡Levántate! ¡Mira! Los días están contados. Los hombres malvados ya han ganado terreno. Mira la gente de esta tierra, Mi propia gente, se está vendiendo a sí misma como esclava del maligno. Conozcan que ya viven en el reino del anticristo. Felices todos los que duren hasta el final. Ellos serán salvados. Debes conocer que el tiempo está a la mano, y también conoce que Mi agonía está aumentando. Vivan la vida de su consagración. Continuamente renueven su Sello para soportar las horribles horas que vienen. Algunos de ustedes serán puestos en prisión, algunos serán cruelmente torturados y otros serán asesinados por Mi causa. ¡Reciban Mi Sello! Todos los que pierdan el Sello, se perderán, ya que, tendrán el sello del maligno, el 666. La Marca es el 666. Es el número del código central de la computadora. Es el número del dragón. Sean cuidadosos en no unirse a la bestia. Pero que terrible será para la nación que dará a luz a la bestia. Ay de esa tierra porque la ira del Padre Eterno está por descender sobre ella. Muy pronto, estas ciudades fortalecidas se convertirán en un desierto…”

14 de enero de 2014
 
PRIMER MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCIÓN
25 de Julio de 1999 Hora: 10 pm
Lugar: Centro de la Novena, Olo.
LA NUEVA ERA QUE ESTÁN POR ENTRAR Y CÓMO SUPERAR LA VENIDERA TRIBULACIÓN.
 
Durante nuestra novena de oración, tuve una visión de nuestra Señora sosteniendo una Corona de Espinas en Sus manos. Ella descendió de las nubes con numerosos Querubines del Cielo. Mientras miraba, Ella se nos acercó y dijo:
 
“Hijos Míos, las paz esté con ustedes. Que el rocío de la Preciosísima Sangre de Jesucristo caiga sobre ustedes. Hijos, estén felices de darme la bienvenida. Yo soy la Madre del Agonizante Jesucristo. He venido para informarles sobre la era que están por entrar, y advertirles en cómo superarla.
 
Hijos Míos, acérquense más a Mí. Vengan al refugio de Mi Inmaculado Corazón. Ofrezcan Conmigo la Preciosísima Sangre de Mi Hijo al Padre Eterno. Permanezcan Conmigo al pie de la Cruz de Mi Hijo Jesús en el Calvario y consuélenlo. Hijos, si así hacen, serán protegidos.
 
No permitan que su corazón se turbe cuando sufran muchas desilusiones por éste llamado a la oración y a la santidad. Jesús ha abierto las puertas y nadie tiene el poder de cerrarlas. Aun cuando aquellos que ustedes esperan que aprueben este llamado, lo rechacen, no pierdan el coraje. Yo estoy cerca para ayudar a Mi Hijo y hacer Su Voluntad conocida a todos los hombres.
 
Hijos, Yo les digo, que ellos no entenderán este llamado porque el Cielo no les ha permitido que entren a este Jardín Cerrado. Los mensajes serán noticias extrañas para ellos. Ellos solo verán su lado externo, y lo rechazarán.
 
Pero para aquellos que se les han abierto las puertas y han entrado, verán la Verdad Divina. Ellos comerán del Árbol de la Vida que crece en el Jardín y crecerán sanos.
 
Hijos, cada desilusión que ustedes sufren por el Agonizante Jesús, promueve esta devoción. Jesús es altamente consolado cuando ustedes sufren una humillación. En el horno de la humillación ustedes son purificados.
 
Permanezcan cerca de Mí. Yo soy la Madre del Agonizante Jesucristo. El Cielo está por terminar de darles los mensajes públicos necesarios para el crecimiento de este llamado. Ustedes no necesitan esperar los mensajes celestiales para el mundo, pues será cuando llegue la plenitud de los tiempos.
 
Hijos, no se preocupen por esta era de la plenitud de los tiempos. Solo el Hijo sabe la hora. Cuanto más pronto ustedes respondan este llamado con amor y lo promuevan, más corto será la brecha para la plenitud de los tiempos. Guarden todos los mensajes, edítenlos y promuévanlos.
 
Cuando estén espiritualmente secos, miren a esta “Corona” y sean consolados. (Ella me mostró la corona).
Los bendigo en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Permanezcan en la paz del Cielo.” Inmediatamente la visión terminó.
 
+++++++
 
PRIMER MENSAJE DE LA SEGUNDA HORA
29 de Octubre de 1999 Hora: 12 am
Lugar: Mi Altar de Reparación, Olo.

 

¡MIRA! LOS DIAS ESTAN CONTADOS.

 

Mientras rezaba en reparación durante esta hora, tuve la visión del Agonizante Jesucristo colgando en la Cruz. El sufrió angustia y aflicción, penas y dolores de la crucifixión. La Preciosa Sangre y el sudor se derramaban continuamente de todas las Heridas de Su Sagrado Cuerpo. Nuestro Señor se mantuvo buscando a alguien que lo consolara.
 
Después de algún tiempo, una nube descendió y cubrió todo el lugar. El Santo Rostro Agonizante de Jesucristo apareció y me dijo:
 
“Bernabé, ¡Levántate! ¡Mira! Los días están contados. Los hombres malvados ya han ganado terreno. Mira la gente de esta tierra, Mi propia gente, se está vendiendo a sí misma como esclava del maligno. Conozcan que ya viven en el reino del anticristo. Felices todos los que duren hasta el final. Ellos serán salvados.
 
Bernabé, purifícate a ti mismo con ayuno y oración, con silencio y santa meditación de Mi Vida Agonizante. Yo te visitaré privadamente, para revelarte el plan del maligno y advertirte a ti y a tu gente, cómo deben vivir para poder superar los días malignos.
 
Recuérdate de Mis palabras, se siempre humilde y obediente. Yo soy el Agonizante Jesucristo.” Inmediatamente la visión terminó.
 
+++++++
 
SEGUNDO MENSAJE DE LA SEGUNDA HORA
1 de Noviembre de 1999 Hora: 3 pm
Lugar: Monte Carmelo, Olo.

 

OREN MUCHO EN REPARACION Y PURIFIQUEN SUS VIDAS.

 

Después de haber hecho una pequeña mortificación, vine al Monte Carmelo a estar algunas horas con Dios en completo silencio, ayuno y oración.
 
Allí vi al Santo Agonizante Rostro de Jesucristo sollozando y llorando. Lágrimas y Sangre bañaban todo Su Santo Rostro. Mientras miraba, y al mismo tiempo rezaba para ofrecerle consuelo y reparación, tuve una visión donde el Señor se me acercaba y me decía:
 
“Bernabé, ¿por qué no puedes entender los tiempos? La oración que hiciste y el ayuno no son suficientes ni para mover un poquito la agonía de Mi Corazón. Quiero que Me consueles. Quiero que cargues Conmigo la pesada Cruz de la salvación. Yo soy el Agonizante Jesucristo que te ama. Hijo Mío, pasa el resto de este año en silencio, ayuno y oración. Haz mucha oración de reparación. Purifica tu vida para que Yo pueda venir a revelarte lo que debes hacer. Hijo, tengo muchas cosas que pedirte, pero no lo haré al menos que purifiques tu vida con el silencio, el ayuno, la oración y las buenas obras. Si tú purificas tu vida, te permitiré hacer preguntas acerca de los tiempos y de esta devoción.
 
Hijo Mío, quiero que calcules el año con la Iglesia y que entres en el nuevo milenio con ella. Debes conocer que el tiempo está a la mano, y también conoce que Mi agonía está aumentando. También quiero que sepas que antes que el gran desorden llegue, quiero que todos Mis Apóstoles que propagan esta devoción se reúnan y hagan cinco días y noches de reparación. Yo los purificaré y bendeciré. No te diré más sobre esto hasta que tu oración sea suficiente, y estés listo para recibirlo de Mí.”
 
Luego, Yo le pregunté, “Señor ten misericordia de mí. Yo quiero hacer lo que sea que Tú quieras que haga. Pero Señor, ¿por qué entonces me pediste mi mortificación antes de darme tu mensaje? En el pasado, tú no mirabas mi indignidad sino que me dabas el mensaje cuándo así Tú lo querías.”
 
Entonces, el Señor respondió: “Hijo Mío, un hombre que quiere viajar en avión en determinado día, tiene que prepararse. Si tiene suficiente tiempo, no tiene de qué preocuparse. Pero asumiendo que tiene muy poco tiempo, ¿qué hará él? Él se apresurará a encontrarse con el tiempo. Del mismo modo, quiero que sepas que la hora es muy corta. ¿Qué harás entonces?
 
Bernabé los pecados del mundo están aumentando. Mi agonía también está aumentando. Yo soy el Agonizante Jesucristo. Te bendigo.” Inmediatamente la visión terminó.

 

+++++++
 
PRIMER MENSAJE DE LA TERCERA HORA
17 de Noviembre de 1999 Hora: 3 am
Lugar: Capilla de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi-Owa.

 

PREPARENSE PARA LA PERSECUCIÓN Y LAS PRUEBAS.

 

Después que hice pequeña mortificación, fui a la Capilla a rezar. Tuve una visión del Santo Rostro Agonizante de Jesucristo. Nuestro Señor guardó silencio, y después dijo:
 
“Hijo Mío, ten fe en Mí, aumenta el amor que tienes por Mí. Aumenta tu amor para superar las duras pruebas y persecuciones que vienen.
 
Hijo Mío, tú has escuchado que Mis primeros seguidores fueron perseguidos. Fue el derramamiento de la sangre de los mártires lo que fortaleció la fe de la Iglesia. Del mismo modo, hijo Mío, antes que llegue Mi Reino Glorioso, antes que el Reino de Mi Padre venga al mundo, habrá otro período de duras pruebas y persecuciones. La sangre de los mártires se derramará de nuevo para fortalecer y purificar la nueva fe.
 
Es por ello, que Yo ruego a todos, hijo Mío, en aumentar la fe y el amor que tienen por Mí y en Mí. Vivan la vida de su consagración. Continuamente renueven su Sello para soportar las horribles horas que vienen.” Entonces pregunté: “Mi Dios y mi Salvador, por favor respóndeme, la vista es aterradora, ¿quién sobrevivirá todas estas cosas que Tú dices ocurrirán?”
 
Nuestro Señor respondió: “Hijo Mío, debes saber que al menos que respondas a Mi llamado de hacer conocer Mi Voluntad en la tierra, el Reino de Gloria que esperas difícilmente vendrá. A fin de responder a Mi llamado, el mundo te odiará y perseguirá. Algunos de ustedes serán puestos en prisión, algunos serán cruelmente torturados y otros serán asesinados por Mi causa.
 
Todas estas cosas ocurrirán, a fin de apresurar Mi Reino Glorioso. Lo mejor para todos ustedes, hijo Mío, es que esto ocurra pronto, entonces Mi Reino vendrá.
 
Les prometo a todos, hijo Mío, llenarlos con Mi Espíritu, el Espíritu Santo de Verdad y Poder. Es por esto, que te dije que quiero a todos Mis Apóstoles antes que el primer desorden llegue. Luego, ellos vendrán nuevamente, tan pronto como el desorden alcance su punto más álgido. Esto estará marcado por una gran confusión en el Vaticano y la huida del Papa.
 
Hijo Mío, solo quiero que vengan Mis Apóstoles, no los discípulos. Si obedecen esta orden, se gozarán al final.”
 
Después, le pregunté al Señor: “¿Cómo puedo conocer quiénes son los Apóstoles?”
 
Nuestro Señor respondió: “Ellos son los que llamo y Me siguen. Ellos han perdido mucho por esta devoción. Ellos sacrifican sus vidas por este Apostolado. Son estos los que quiero, el resto de los discípulos no los quiero. Aquellos que te escuchan y creen, a través de ti, los bendeciré a todos.
 
Hijo Mío, ustedes vendrán para reparación no para una fiesta. Yo permitiré que tengas un Programa para Mí, para que obtengan mucho de Mí. Recuerden exponer al Santísimo Sacramento en los días y noches. Tengo más cosas que decirte sobre esto, pero solo te las diré si puedes mortificar más tu vida. La paz esté contigo.
 
Los bendigo” Inmediatamente la visión terminó.

 

+++++++

 

PRIMER MENSAJE DE LA QUINTA HORA
17 de Diciembre de 1999 Hora: 12 m
Lugar: Capilla de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi-Owa.

 

TODOS LOS QUE PIERDAN EL SELLO PERECERÁN.

 

Durante esta hora, tuve una visión del Santo Rostro Agonizante de Jesucristo. Él estaba bañado en sudor y Sangre. La luz brillante de la Presencia del Señor brilló: en la nube, el Rostro se Me acercó y dijo:
 
“Hijo Mío, hoy siendo el último Tercer Viernes de este año, les doy la bienvenida a todos los amantes de Mi Preciosa Sangre en esta hora de Mi Sello y gran purificación. Mi Preciosa Sangre será un signo seguro de su salvación. Reciban Mi Sello de amor. Los bendigo a todos.
 
Hijo Mío, en el día en que el maligno aparecerá para atacar la luz, habrá un gran convulsión, la confusión y los dolores estarán por todas partes. Las bocas llorarán y llorarán sin ningún consuelo. Los ojos llorarán hasta que no tengan más lágrimas, aún no habrá esperanza.
 
En ese día, entenderán a lo que Me refería cuando les decía: ¡Reciban Mi Sello! Todos los que pierdan el Sello, se perderán, ya que, tendrán el sello del maligno, el 666. Hijo, Yo quiero reinar en tu corazón, y en los corazones de todos los hombres. A través de ti, Yo estableceré Mi Reino en los corazones de todos los hombres. Luego, vendrá Mi Reino Glorioso en la tierra. Denme sus corazones. Hagan que sus almas sean dignas moradas Mías. Yo solo haré Mi trabajo. Lo que te digo a ti, se lo digo a todos Mis amantes: ¡denme su corazón! Háganlo un santuario vivo para que Yo habite en él. Yo soy el Agonizante Jesucristo que les ama.
 
Bernabé, cuando vengas para reparación, ven ante Mí cada día a las 2 pm para darte Mi mensaje. Ven a Mi altar y arrodíllate ante Mí. Yo te daré Mi mensaje, que obedecerás. Mi pueblo Me adorará con sus oraciones durante esta hora.
 
Hijo, no permitas que nadie se duerma en Mi Presencia. Molestarán a Mi Padre y a todos los Seres Celestiales que vienen a adorar al Cordero del Sacrificio con ustedes. Manténganse en silencio durante estos días.
 
Yo estoy cerca para ayudarlos a todos.
 
La paz sea con ustedes.
 
Los bendigo a todos.”

 

+++++++

 

SEGUNDO MENSAJE DE LA QUINTA HORA
31 de Diciembre de 1999 Hora: 12 am
Lugar: Monte Carmelo, Olo.

 

EN ESTOS AÑOS DE ESTE SIGLO… EL MALIGNO Y SUS AGENTES SE DARÁN A CONOCER. SEAN CAUTELOSOS EN NO UNIRSE A LA BESTIA.

 

Durante esta hora en Monte Carmelo, Olo, estábamos orando en reparación cuando tuve una visión de dos espadas de doble filo y cruzadas entre sí en la nube. En su punto de intersección había una flecha que apuntaba hacia abajo hacia la tierra.
 
Después de un rato, hubo un gran rayo y trueno, que estremeció todo el lugar. Instantáneamente, la primera visión terminó. Luego, apareció de nuevo el Santo Rostro Agonizante de Jesucristo sollozando y totalmente bañado en Sangre, que se derramaba de las Heridas de la Cabeza traspasada.
 
Nuestro Señor se mantuvo en silencio por un tiempo y luego dijo: “Hijo Mío e Hijos Míos, estoy complacido en ver un gran número de Mi gente que por esta noche, están entrando en el nuevo milenio, velando y orando. Los bendigo a todos. Que Mi paz esté con todos ustedes.
 
Hijo Mío, he venido para aceptar su oración de reparación amorosa, e informarles de la gran era en la que ustedes viven ahora. Sus oraciones Me consuelan mucho. Necesito más de sus oraciones de reparación y sus vidas de sufrimiento. Hagan continuas reparaciones por sus pecados y los del mundo entero. Mis Heridas serán sanadas.
 
Hijo Mío e Hijos Míos, tengan presente todas Mis advertencias y amonestaciones dadas a ustedes. Estoy profundamente preocupado porque la hora que te He predicho, tomará a mucha de Mi gente como a un ladrón. Muchos ya están tropezando por la ola de la hora. ¿Quién la sobrevivirá?
 
Hijo Mío e Hijos Míos, escuchen hoy que en estos primeros años de este siglo al que están por entrar, el maligno, la bestia y sus agentes se harán conocer. Ellos manifestarán su poder y dominarán a todo el mundo en esta tierra por un tiempo. Ellos intentarán forzarlos a todos y poner a todos los hombres bajo su dominio. En estos años, la marca de la bestia reinará por un tiempo. La Marca es el 666. Es el número del código central de la computadora. Es el número del dragón. Sean cuidadosos en no unirse a la bestia.
 
Mi hijo e hijos Míos, será en estos años de este siglo, que verán con sus ojos la gran confusión en el Vaticano. Esto resultará en la huida del Papa del Vaticano. A lo que Me refiero, hijos Míos, es que ustedes están entrando a la gran Era de la Confusión. Pronto, el océano de la Divina Misericordia dejará de fluir.
 
En ese momento, cualquier cosa que esté fuera de la Preciosa Sangre, será devastado. Pero todos los que viven bajo la protección de Mi Preciosa Sangre tendrán gracia abundante.
 
Escuchen, hijos Míos, es verdad que el maligno, la bestia vendrá. Pero que terrible será para la nación que dará a luz a la bestia. Ay de esa tierra porque la ira del Padre Eterno está por descender sobre ella. Muy pronto, estas ciudades fortalecidas se convertirán en un desierto.
 
Oren, oren mucho por su nación. Mi Madre está llorando profundamente por esta nación. Esta es la causa de Sus lágrimas de sangre. Porque los amo a todos, hijo Mío, aún estoy llorando por ustedes. Oren para que estas tierras no den a luz a ninguna de estas bestias.
 
Permanezcan en la fe. Sigan el camino desértico, carguen su cruz y síganme siempre, aun cuando el mundo los rechace. Seguramente ellos lo rechazarán, pero Yo estoy con ustedes. Yo finalmente les confirmo, que al final, Mi Reino vendrá. Entonces, ustedes reinarán Conmigo en medio de Mis Ángeles para siempre. Yo soy el Agonizante Jesucristo. Los bendigo a todos.”
 
+++++++

 

TERCER MENSAJE DE LA SÉPTIMA HORA
6 de enero de 2000 Hora: 2 pm
Lugar: Capilla de la Parroquia de Nuestra Señora de Lourdes, Imezi-Owa.

 

MANTENGAN SUS CUERPOS NATURALES Y SANTOS.

 

En nuestra oración de reparación, tuve de nuevo una visión de Jesucristo Agonizante colgado vivo en la Cruz. Al pie de la Cruz estaba Nuestra Señora, Reina de la Preciosa Sangre, llorando y al mismo tiempo orando en reparación por los pecados del mundo. Mientras miraba, una nube cubrió todo el lugar. En la nube encima de la Cruz estaban los Santos y Ángeles del Cielo consolando al Agonizante Jesucristo.
 
Al rato, nuestra Señora se levantó del pie de la Cruz y vino hacia nosotros y dijo:
 
“Mis hijos, vengo a compartir con ustedes, Mis pequeños hijos, el amor que tengo por Mi Hijo Agonizante, y el que tengo por ustedes, Mis hijos.
 
Muchos no entendieron el gran favor dado a ustedes anoche por San Miguel Arcángel. Es en realidad un gran favor. Hijos, sus corazones estaban cerrados para no entender este gran llamado de amor. Abrieron sus ojos y no pudieron ver; pero ustedes, los que entenderán ahora, estarán llenos de gozo.
 
Yo soy la Madre del Agonizante Jesucristo, que obtuvo estos favores para ustedes a través de Mis lágrimas de sangre.
 
Hijos, inmediatamente que terminen este encuentro, ustedes entenderán completamente por qué fueron llamados. Algunos desearán ver estos días de nuevo, pero será muy tarde. Ruego con ustedes para que lo continúen debidamente. No permitan perder ninguna de las bendiciones Celestiales. Abran sus corazones a Jesucristo, que les ama mucho.
 
Mis hijos, Yo les ruego, con lágrimas, Mis hijos, mantener alejados de sus cuerpos, el Templo del Espíritu Santo, cualquier propiedad del demonio. Mantengan sus cuerpos naturales y santos. Recuerden, Mis hijos, que ustedes no son los propietarios de sus cuerpos. Le pertenece a Mi amado Esposo. Él desea que sus cuerpos sean mortificados y purificados. Vean el cuerpo de Mi Hijo Agonizante, desfigurado con las Heridas y la Sangre. ¿Qué esfuerzo están haciendo para consolarlo? Mantengan sus cuerpos santos. Aléjense de todos esos maquillajes, colágeno y sus productos. Estos están entre las cadenas que los tienen cautivos en el mundo. Hijos, ¿a qué no pueden renunciar para poseer la eternidad?
 
¿Será a estos productos malignos? Escuchen a su Madre. Manténganse santos, para que sus cuerpos sean elevados el último día.
 
Yo te daré una Rosa blanca a la 1:50 pm (esto es, a 10 minutos para las 2:00 pm) mañana. Es para tu santificación y santidad. A la misma hora, Mi Hijo coronará algunas cabezas entre ustedes con espinas, aquellas que estén deseando ofrecerle un amor especial. A esa hora, mantendrán absoluto silencio para un encuentro con El en espíritu hasta las 2:00 pm. Si lo deseas, recibirás de Él, la Corona de Espinas. Recuerda, hijo Mío, que una mente carnal no puede entender estas cosas que les estoy diciendo porque son cosas espirituales.
 
Recuerden hacer su consagración a la Preciosa Sangre. En ese momento, el Cielo los llenará a todos con todos los dones necesarios para llevar a cabo el Plan Divino, esto es, para aquellos que se consagren a Mi Hijo.
 
Hijos, su entendimiento del Sello es muy poco. Yo soy la que lo obtuve para ustedes a través de Mis lágrimas de sangre. Quiero que todos piensen de nuevo acerca del Sello. Es para ustedes, es para ustedes, es para todo el mundo. Bernabé, Yo obtendré para ti y para todos los que deseen conocer más acerca del Sello, “al Espíritu Santo de la verdad”. No sientan miedo cuando ustedes estén predicando al respecto. Es la última misericordia del Cielo. Todos aquellos que pierdan el Sello no entrarán en la Era de Paz por venir. Ellos deberán tener la marca de la Bestia, el ‘666’.
 
Estoy contenta con su pequeño esfuerzo porque ustedes no vinieron como los Israelitas cuando llegaron al Monte Sinaí, que oyeron la Voz de Dios y rogaron no escucharla más. Por lo tanto, reciban Mis bendiciones: Permitan que la gracia, que se derrama de las Heridas de Mi traspasado Corazón Inmaculado descienda sobre ustedes. Que ellas aumenten su amor por el Agonizante Jesús, que les ama a todos. Que Mis lágrimas de sangre obtengan para ustedes la paz de la santidad y de la fe. Yo los esconderé en Mi Inmaculado Corazón. ¡Vengan! Tengan misericordia de Jesús. Los bendigo a todos”.
 
Inmediatamente, la visión terminó.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: