Skip to content

Estamos con JESÚS o nos Autocondenamos. –> Es el Sobrenatural Testimonio de una mujer de origen musulmán que participa en el programa de reintegración social en Kosovo para la violencia doméstica y las víctimas del tráfico, donde narra su historia de una aparición con Jesús el Señor que ella tuvo. Dentro de esta daría ha entender que la Visión bajo la cual Jesús le entrega su mensaje, hace referencia exactamente a las misma palabras que el Santo Padre S.S. Francisco dijera recientemente el pasado 11 de diciembre de 2013, en alusión al JUICIO FINAL donde podemos optar por no estar en comunión con él, con lo que nos Autocondenaríamos

22 de diciembre de 2013
 
 
El mensaje que le dio Jesús es el mismo que hace pocos días dio el Papa Francisco, cuando dijo que nosotros somos los que nos condenamos al apartarnos de Jesús. Ver aquí lo que habló el Papa.

LA APARICIÓN DE JESÚS

Una noche, después de vivir durante cuatro meses en  el programa Operacioni i Mëkëmbjes, me desperté en medio de la noche sin ninguna razón. Estuve dando vueltas en el salón. En la esquina de repente vi a un hombre de pie junto a la estufa.
Al principio estaba aterrorizada. ¿Cómo llegó a la casa? ¿Habré dejado la ventana abierta? Pero él estaba vestido con una túnica blanca que era más brillante que la nieve, que se movía, aunque no había brisa. 
Él dijo:
“Hajde” (ven).
Entonces él me dijo:
“No se puede ir por dos caminos.”
Luego desapareció, dejándome el resto de la noche pensando en lo que había visto.
Por la mañana le dije a mi médico, quien también es musulmán, sobre el hombre que vi. Inmediatamente me dijo:
“¡Fue Jesús!”
Me quedé de piedra. Me sentí humilde. ¿Por qué Jesús mostrárseme a mí?
Después le dije a los demás trabajadores, que son cristianos, y estuvieron de acuerdo que era Jesús.
“Si hubiera sabido que era Jesús, yo habría hablado con él más”, exclamé.
Pero en verdad, no pude dejar de estar radiante en el interior. Jesús vino a mí. Jesús me dijo que viniera a él.

CRISTIANOS LE EXPLICAN LA VISIÓN QUE TUVO

Esa tarde me senté en los sofás de la sala de estar, y uno de los trabajadores cristianos abrió la Biblia y me mostró dónde Jesús dijo que Él es el camino, la verdad y la vida. Me explicó que estamos en el camino de Jesús, o nuestro propio camino hacia la muerte.
Otro trabajador se unió a nosotros y compartió que cuando Jesús está llamando a la puerta de nuestro corazón, tenemos la opción de abrir la puerta y aceptarlo o no.
Todo lo que sabía en ese momento era que quería aceptar a Jesús como mi Señor más que nada. Tenía que responderle. Yo les pregunté:
“¿Cómo puedo aceptar a Jesús?”
Se limitaron a sonreír y me llevaron a orar a Jesús por la salvación de mi vida.
Después nos fuimos arriba para nuestra sesión de terapia de arte, e hice un dibujo de Jesús y escribí sobre él:
“Jesús es mi Señor.”
Sabía que era cierto, y de inmediato lo compartí con los demás trabajadores y luego mi familia.
Mis padres y hermanos ya sabían que yo estaba aprendiendo sobre Jesús con el personal del programa. Cuando visitamos a mi padre, mi hijo de 4 años de edad le preguntó cuando nos sentamos a almorzar,
“Abuelo, ¿no vas a orar antes de comer?”
Mi padre tuvo ciertamente un shock al escuchar acerca de los hábitos que estuvimos aprendiendo en nuestro programa.

FRANCISCO RECIENTE HABLÓ QUE TENÍAMOS LA OPCIÓN DE ACEPTAR A JESÚS O NO

En una audiencia general del 11 de diciembre, el Papa Francisco se refirió al juicio final, que ya está entre nosotros, porque podemos optar por no estar en comunión con él, con lo que nos autocondenamos.
El mismo concepto de Jesús en la aparición:
“No se puede ir por dos caminos.”
El papa dijo también que el Señor quiere salvar a todos. Sin embargo,
“somos nosotros los que podemos llegar a ser, en cierto sentido, los jueces de nosotros mismos, autocondenándonos a la exclusión de la comunión con Dios y con nuestros hermanos”.

LOS COSTOS Y LA PROTECCIÓN DE JESÚS

En mis primeros meses en el programa, la familia de mi ex esposo atacó a dos de mis hermanos en dos diferentes ocasiones – a mi hermano y a mi hermana. Yo estaba aterrorizada por su seguridad, pero en ambos casos, salvaron sus vidas. Yo sabía que era Dios quien los protegía y nada más. Habíamos orado a Dios por su seguridad, y él había contestado.
Pero Dios respondió a mis oraciones no dichas de otras maneras. Cuando llegué con mis tres hijos al refugio, todos nosotros estábamos todavía frágiles por el abuso de mi marido y nuestro tiempo de transición en un refugio local. Yo ni siquiera sabía leer ni escribir, ya que nunca tuve la oportunidad de ir a la escuela. Ahora estoy aprendiendo todas las cosas, la lectura, la escritura, matemáticas, coser mis propios vestidos y bolsos para mantener a mi familia.
Pero la más grande de todas esas cosas, ¿cómo iba yo a saber cuando llegué a casa, que iba a conocer a Jesús?
¿Cómo pude haber imaginado que Él estaba esperando encontrarme?
Fuentes: Charisma News, Signos de estos Tiempos

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: