Skip to content

PROYECTO DE VIDA EN EL ESPÍRITU –> EL PLAN DE LOS 30 PASOS DE LA MORTIFICACIÓN DE LOS SENTIDOS (SUGERENCIAS SACRIFICIALES) 2 CORINTIOS 11:2-4 …EL CELO QUE SIENTO POR VOSOTROS PROVIENE DE DIOS, PUES OS TENGO PROMETIDOS A UN SOLO ESPOSO, QUE ES CRISTO, PARA PRESENTAROS COMO UNA VIRGEN PURA. 3 PERO ME TEMO QUE, ASÍ COMO LA SERPIENTE CON SU ASTUCIA ENGAÑÓ A EVA, VUESTROS PENSAMIENTOS Y SENTIDOS SEAN DESVIADOS DE UN COMPROMISO PURO Y SINCERO CON CRISTO. 4 SI ALGUIEN LLEGA A VOSOTROS PREDICANDO A UN JESÚS DIFERENTE (FALSO EVANGELIO DEL PODER Y PLACER TERRENAL) DEL QUE OS HEMOS PREDICADO NOSOTROS, O SI RECIBÍS UN ESPÍRITU O UN *EVANGELIO DIFERENTES DE LOS QUE YA RECIBISTEIS, A ÉSE LO AGUANTÁIS CON FACILIDAD…

14 de octubre de 2013

 
Mateo 5;29-31 Por lo tanto, si tu ojo —incluso tu ojo bueno— te hace caer en pasiones sexuales, sácatelo y tíralo. Es preferible que pierdas una parte de tu cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. 30 Y si tu mano —incluso tu mano más fuerte— te hace pecar, córtala y tírala. Es preferible que pierdas una parte del cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.
 
Lucas 7;13-14 Sólo puedes entrar en el reino de Dios a través de la puerta angosta. La carretera al infierno es amplia y la puerta es ancha para los muchos que escogen ese camino. 14 Sin embargo, la puerta de acceso a la vida eterna es muy angosta y el camino es difícil, y son sólo unos pocos los que alguna vez lo encuentran.
 
 
30 PASOS PARA MORTIFICAR LOS SENTIDOS
SUGERENCIAS SACRIFICIALES
 
En el Área de la Curiosidad à  Lucas 10;4 … y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
 
1.- Reprimir las miradas curiosas, las inútiles, las imprudentes. No mirar vidrieras, ni kioscos de lo que fuere, a menos que uno esté necesitado de determinado producto y deba buscarlo.
2.- A menos de verdadera necesidad, no mirar de propósito a nadie, no fijar la mirada, no mirar dos veces.
3.- Cuando vamos por la calle, no extender la mirada más allá de lo que es necesario para ver por dónde vamos y no permitir que nuestros ojos vayan mirando aquí y allá, al acaso.
4.- No leer noticias de policía, ni escándalos, ni la vida privada del prójimo hecha mercancía de los indiscretos para alimentar la gula de los curiosos.
5.- Abstenerse de lecturas frívolas y de los libros que están de moda.
6.- Al recibir una carta, esperar algún tiempo antes de abrirla.
7.- No aguzar el oído para captar lo que alguien dice, si no es a nosotros a quién se está dirigiendo.
8.- Apagar el televisor o retirarnos antes del final de una película interesante.
9.- No hacer preguntas indiscretas, pero ni siquiera inútiles. No querer informarnos de nada que no nos concierna. No tender el oído a la noticias, ni aún a las de la Iglesia misma, a menos que se refieran a algo importante, y aun así, debemos esperar a que ellas vengan a nosotros. No seamos pueriles cazadores de novedades.
10.- Mortificar la afición al vagabundeo y al turismo intelectual. No leer ni estudiar a la deriva, al vaivén del capricho. Leer y estudiar sólo aquello que pide nuestro deber. Fuera de él, lo que ha sido debidamente evaluado y decidido en la presencia de Dios.
 
En el Área de la Imaginación à Gálatas 5;24-25 Los que pertenecen a Cristo Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han crucificado allí. 25 Ya que vivimos por el Espíritu, sigamos la guía del Espíritu en cada aspecto de nuestra vida
 
11.- En los momentos de descanso, en los viajes, estemos alertas contra los ensueños imaginativos.
12.- Vigilémonos para cortar enseguida, en cuanto nos damos cuenta de que hemos caído en ello, esa película interior en la que nos proyectamos imágenes inútiles o peligrosas, o episodios novelescos o planes quiméricos donde hacemos de héroes.
 
En el Área de la Memoria à Romanos 6;12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos
 
13.- No pensar voluntariamente en el mal que se nos haya hecho, ni en el bien que hayamos hecho.
14.- Expulsar de nuestra memoria los recuerdos intrascendentes y todas las niñerías con cuya evocación a menudo nos ocupamos y divertimos interiormente.
 
En el Área del Cuerpo à Filipenses 4;12-13 Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
 
15.- Aceptar y asumir los defectos corporales que Dios ha querido para nosotros, ya sean de nacimiento, o fruto de enfermedades o accidentes. Asimismo las limitaciones de una salud frágil.
16.- Ofrezcamos las enfermedades y sus penosas molestias, como así también la irritación de tener que ponernos en manos de una medicina tan inhumana como comercializada, y la mortificación de tener que ingerir luego esos ambiguos remedios, que nos esperanzan con sus promesas y nos aterran con sus contraindicaciones.
17.- Aceptar el tener que cargar con el peso de los años y el cortejo de limitaciones que gradual e implacablemente se van sumando.
18.- Ofrecer la pena que producen las enfermedades de las personas queridas, y las fatigas y preocupaciones de su atención.
19.- Fuera de las horas de descanso ya reglamentas, no nos acostemos nunca a menos de sentirnos mal o agotados por algún esfuerzo especial.
20.- En invierno, no mantener las manos en los bolsillos y a menos de enfermedad, no usar guantes.
21.- Sobrellevar con paciencia y sin comentarios el rigor de las estaciones, y las inclemencias del tiempo y disimular las molestias que nos causen, para no hacer exhibicionismo de nuestras penurias y evitar así el subrayárselas a Dios, y atraer sobre nosotros, la compasión de los que nos rodean. Con ese espíritu, prohibámonos el quejarnos con nadie del estado del tiempo, el tiritar ostensiblemente, o el andar encogidos en los grandes fríos; el vestir selváticamente en verano, el secarnos llamativamente el sudor, el abanicarnos o el buscar con ahínco, en los grades calores, la brisa del ventilador, y la frescura del aire acondicionado.
22.- Mantener siempre, aun estando a solas, un porte modesto y viril, renunciando a las posturas displicentes y comodonas. Estando de pié, no apoyarse en nada. Estando sentados, no cruzar las piernas ni los pies, no apoyar la espalda en el respaldo.
23.- No tomar un vehículo cuando podemos sin excesivo esfuerzo, o inútil dispendio de tiempo, trasladarnos a pie.
 
En el Área de los Sentidos à 1ra. Corintios 9;26 Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. 27 Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.
 
24.-En invierno, no acercarse a las estufas y no usar agua caliente para lavarse las manos o el rostro.
25.- En verano, tomar de vez en cuando, las bebidas al natural, siempre que eso dependa de nosotros y no llame la atención.
26.- No cruzar la vereda buscando o evitando el sol o la sombra.
27.- No sacarse el abrigo cuando comienza a molestar.
28.- Los que no han podido liberarse de la dependencia del tabaco, abstenerse de usarlo al menos durante ciertos períodos del día, por ejemplo, desde el mediodía a las 15 hs., enclavamiento y muerte del Señor; o el día viernes, día penitencial, o durante la cuaresma….
29.- Si queda a nuestra elección, comamos el pan viejo, las galletitas rotas.
 
30.- No buscar ni deleitarse con colonias, lociones, flores, etc. Por el contrario, no apartarse inmediatamente de lugares donde hay olores fétidos.
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: