Skip to content

MENSAJE A DARLY CHAGAS “…LOS QUE MERECEN EL INFIERNO, DESPUÉS DE SU MUERTE, YA NO RECIBEN LA AYUDA DE DIOS, QUEDAN SEPARADOS DE ÉL PARA TODA LA ETERNIDAD. ESTOS SON LOS QUE PISOTEAN LA PALABRA DE DIOS, LOS QUE NO SE CONVIERTEN. CREYENTES O NO, TODOS PERTENECEN A DIOS, ÉL ES EL CREADOR, ÉL ES QUIEN TIENE AUTORIDAD SOBRE TODO EL UNIVERSO. DIOS OS HABLÓ SOBRE EL BANQUETE CELESTIAL, ES NECESARIO PREPARARSE, PORQUE ESTÁ MUY CERCA EL DÍA DEL BANQUETE. SERÁ DESPUÉS DE VUESTRO JUICIO FINAL. TENÉIS EL DEBER AHORA DE DESAPEGAROS DEL MATERIALISMO Y VALORAR LA VIDA ESPIRITUAL. VOSOTROS YA SABÉIS QUE LO QUE OS PONE EN PELIGRO DE PERDER LA GRAN FIESTA ES EL PECADO, ENTONCES RENUNCIAD A ÉL. DIOS VA A DESPOJAR AL MUNDO DE TODAS LAS COSAS MATERIALES, Y PASARÁ A VIVIR SOLAMENTE DE LA GRACIA DE DIOS. VIDA PURA Y SANTA UNIDA A ÉL PARA SIEMPRE. HUMILDAD, SIMPLICIDAD, CONFIANZA, FE Y ESPERANZA, CARIDAD Y FRATERNIDAD, TODOS SOMETIDOS A DIOS….”

8 de septiembre de 2013

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO FINAL DE PREPARACIÓN PARA LA PURIFICACIÓN DE LA HUMANIDAD
19 de Julio de 2013
En esta linda mañana, el Señor viene a alimentaros con Su Santa Palabra, para que tengáis vida eternamente.
La Palabra de Dios es Salvación, aquellos que La escuchan y guardan en el corazón las Enseñanzas que Ella les da, vivirán eternamente y se sentarán a la Mesa del Padre.
Es grande Mi alegría de poder estar todavía con vosotros, trayendo para todos vosotros el Mensaje de Dios. Todos los días Él está enviando ayuda al mundo, informaciones para que toda la humanidad tenga la oportunidad de decidirse sobre la conversión.
El Cielo se alegra por cada criatura que se convierte. Es necesario abrir los oídos del espíritu y acoger los Consejos del Cielo, humillarse delante de Dios, para merecer el lugar en la Mesa del Padre.
Mis hijos, ahora es la hora de la perseverancia en la fe, de la esperanza y de la caridad, vosotros no sabéis todavía cuándo será el día de prestar cuentas a Dios de vuestros actos cometidos durante vuestra vida, hasta la hora de dejar este mundo Tierra, mas Dios os está alertando que está ahora muy cerca.
Vosotros veréis muchos cambios en el mundo, mas solamente el hombre pasará por la purificación, porque tiene alma, tiene sentimientos. Él tiene la Luz que recibe de Dios, es hijo de Él, recibe enseñanzas de Él para sobrevivir. El alma vive eternamente.
Los que merecen el Infierno, después de su muerte, ya no reciben la ayuda de Dios, quedan separados de Él para toda la eternidad. Estos son los que pisotean la Palabra de Dios, los que no se convierten. Creyentes o no, todos pertenecen a Dios, Él es el Creador, Él es quien tiene autoridad sobre todo el Universo.
Dios es el Único que puede transformar vuestras vidas, solamente Él tiene el Poder de acabar con el pecado del mundo. Vosotros podéis renunciar al pecado, mas Dios es el que acaba con él.
Vosotros debéis pedir ayuda a Dios para que renunciéis al pecado, porque el pecado es lo que os lleva a correr el peligro del Infierno, porque vosotros todos estáis apegados al pecado. Debéis desapegaros, arrepentiros de pecar y pedir perdón a Dios, con más esperanza en vuestros corazones.
Para vuestra Salvación necesitáis del Perdón de Dios.
Pero necesitáis aprender bien, arrepentiros verdaderamente. No es verdadero el arrepentimiento sin reflexionar que se pecó. Así el hombre va a pensar que pidiendo perdón puede pecar nuevamente ya que Dios perdona. Dios quiere que os esforcéis para no pecar más.
Dios es Misericordioso, pero Él también es Justo, y cuando el hombre desprecia lo que Él enseña, pierde la felicidad.
Es necesario que cada uno se esfuerce más para dejar el vicio del pecado. Muchos hijos están despreciando Mis Consejos, más adelante irán a llorar, pues todos los días vengo al mundo para hablar con todos los hijos, les traigo Consejos y más Consejos, que todos necesitan, mas la mayor parte los desprecian, debéis acogerlos para vuestra mejoría.
Soy la Madre Celestial y lloro hasta Sangre en el mundo entero para que todos vuelvan a Dios. Quien se quede lejos de Él sufrirá mucho más de lo que puede imaginar. Yo deseo a todos reunidos en el Cielo, después de que partan de este mundo y entren en la eternidad. La familia de Dios no puede quedarse lejos de Él.
Mis Consejos continuarán hasta el final, convertíos, convertíos.
Queridos y amados hijos de Mi Inmaculado Corazón, os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, que os ilumina conduciéndoos con Su Luz.
__________________________________________________________
Soy la Sierva del Señor, María, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo, el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Yo soy la Inmaculada Concepción de María, soy la Mensajera de Dios y en el Mensaje de hoy Él os agradece por el momento de oración y os alerta:
“Mis hijos, preparaos, voy a derramar sobre el mundo el cáliz de Mi Justicia. Quien tiene el corazón sucio debe limpiarlo, porque todo lo que está sucio será quemado. Mi Palabra sólo es una, solamente no tendré compasión con el que pise en Ella.
No obligo a nadie a creer en Mí, ni a obedecerme, Soy Paciente y Misericordioso, di tiempo para que todos se conviertan, mas quien no se convierta no seguirá Conmigo, no participará del Banquete Celestial, perderá el derecho al Cielo, será merecedor del Infierno. Nunca más tendrá alegría ni felicidad. Yo os envié Avisos y más Avisos, años y años, mas aquellos que pisan en ellos, no tendrán Mi Paz.
Llegó la hora de los méritos. Yo Soy Dios, Soy el que Soy, Soy Misericordioso y Justo, Mi Justicia será conocida por todos, incluso por los que irán al Infierno.
El Juicio será para todos. Los que pierdan la salvación conocerán lo que perdieron.
Para juzgaros no necesito de testimonios, como no necesito de nada, porque Soy Dios, lo veo todo. Nada Me queda oculto. Soy el Señor de todas las cosas que existen. No cometo errores, no condeno inocentes, condeno solamente a los que pisotean la Gracia que les doy. Mi Palabra es Vida. Quien pisa y pisotea la vida recibida de Mí, pierde la Salvación.
Mi Amor es Eterno, por lo que con este Amor Justo y Puro, Yo amo a todos los que creen en Mí. Felices son los que Me están escuchando y viviendo los Consejos que estoy enviando al mundo. Estos encontrarán Mi Paz. Recordad que Yo os amo con Amor Eterno.”
Queridos hijos, unidos vamos a reflexionar las Palabras de Dios Padre Eterno, el Todopoderoso, que hoy, una vez más, invita a escuchar los Consejos que Él está enviando todos los días en el mundo a la humanidad entera. Guardad en vuestros corazones Su Palabra.
Debéis reflexionar una vez más lo que Él os revela en esta hora.
Dios os habló sobre el Banquete Celestial, es necesario prepararse, porque está muy cerca el día del Banquete. Será después de vuestro juicio final. Tenéis el deber ahora de desapegaros del materialismo y valorar la vida espiritual. Vosotros ya sabéis que lo que os pone en peligro de perder la gran Fiesta es el pecado, entonces renunciad a él.
El mundo está idolatrando al pecado, la desobediencia a Dios.
Dios os dio los Mandamientos para que vosotros respetaseis la vida que tenéis, mas vosotros no habéis comprendido, y hoy estáis corriendo el riesgo de perder vuestra Salvación.
Preparaos, levantaos, aumentad vuestra fe, vuestra esperanza, porque ya están ahí las profecías. Quien no se preparó no tendrá tranquilidad, va a desesperarse.
Los que están esperando que ellas sucedan para creer van a llorar lágrimas de sangre.
El mundo dejó para creer en las profecías viéndolas suceder y ahora verá que no tendrá tiempo de reparar sus errores, porque despacio no tiene más tiempo y de prisa no lo conseguirá, por lo tanto perderá. Éste es el peligro, el final está cerca.
Ved con vuestros propios ojos, convertíos, convertíos.
Mis hijos, vosotros que estáis atentos, prestad atención a lo que Dios os habla hoy a través del Santo Evangelio. En todos los tiempos, antes de la Venida de Jesucristo, las personas tenían costumbres diferentes y por eso no tenían facilidad para comprender los límites que Dios marcaba para aquellos que creían en Él.
Ellos no comprendían que el día de sábado era para agradecer a Dios por la vida que recibieron. Había quienes se juzgaban mayores que los otros, superiores, y que determinaban cómo debería ser respecto al sábado. Ellos actuaron como si fuesen un dios, querían ser obedecidos a la fuerza. Dios no obliga a nadie a nada, especialmente a hacer sacrificios. Él sólo quiere que las personas tengan gratitud por la vida recibida. Que sepan hacer ofrendas, también en beneficio de la mejoría de todos.
Para corregir lo que el pecador entendía mal, Dios Padre envió a Su Divino Hijo Jesucristo. Él tenía autoridad y autorización de Dios Padre para corregir y enseñar cómo era la Voluntad del Padre.
Por eso Jesucristo le dijo al mundo que haría cambios en todos los tiempos en el comportamiento humano.
Jesús fue reprendido por los fariseos que se consideraban mayores que Dios, ellos no creían que Jesucristo era el Mesías Prometido por Dios al mundo. Ellos no percibían que Él estaba allí, en medio de ellos, frente a frente de ellos.
Y Jesucristo los sorprendía revelándoles que Él era mayor que el Templo. (Él les dijo: “Ahora, Yo os declaro, que aquí está quien es mayor que el Templo” (Mt 12, 6).
Mis hijos, hoy el mundo está en la misma indiferencia a la Palabra de Dios, no reconocen las diferencias, no reconocen los Milagros, la Gracia de Dios, incluso dentro de la Santa Iglesia hay vacilación, la mayor parte de los Sacerdotes no creen que Yo estoy igual en el mundo, trayendo el Mensaje de Dios para este tiempo de grandes sufrimientos.
Éste es el tiempo final de preparación para que el mundo se reconcilie con Dios definitivamente. No hay otro tiempo.
Jesucristo Me envió, estoy aquí para ayudaros. Nadie puede decirle a Él qué hacer, mas Jesucristo sí puede decir a cada uno lo que ellos pueden hacer, porque Él es Dios. Él es el Señor sobre todas las cosas. Él vino a renovar a la humanidad por orden del Padre. Por tanto, estad atentos, ya llegó la hora, todo será transformado, pero es necesario que todos despierten y se preparen.
El tiempo ahora es de peligro, pero después será de Paz para todos los que se convirtieron.
Poco a poco iréis sacando de vuestros corazones las cosas erradas, sucias, que perjudican vuestra salvación.
Dios os dio este tiempo en la Tierra para vuestro crecimiento en la fe, en la esperanza, y para que practiquéis la caridad.
Mas ahora estáis comenzando a comprender que llegó la hora final para el mundo. El egoísmo se está terminando.
Dios va a despojar al mundo de todas las cosas materiales, y pasará a vivir solamente de la Gracia de Dios. Vida pura y santa unida a Él para siempre. Humildad, simplicidad, confianza, fe y esperanza, caridad y fraternidad, todos sometidos a Dios.
Renunciad al pecado, Mis hijos, y convertíos con urgencia.
Ésta es la hora más urgente para que el hombre reparare sus errores, y reconozca que apenas es criatura, que se debe someter al Creador.
Es esto lo que vengo revelaros hoy para vuestra conversión.
Ahora os pido la Santa Misa, la Santa Eucaristía con fidelidad a Dios.
Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos, ayudadlos con vuestras oraciones para que ellos se humillen y vuelvan a Dios con urgencia.
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, estad atentos, veréis ahora muchas señales de Dios, serán para ayudar a la humanidad a reincorporarse antes del fin de este tiempo en la Tierra.
Ayudad a los Santos Padres Papas en esta hora en que Dios llama a Su pueblo y este pueblo se está haciendo el sordo. Está prefiriendo sufrir más de lo que puede imaginar, porque no quiere reconocer que es criatura, no tiene poder para reducir ni su propio sufrimiento.
La criatura necesita de la ayuda constante de su Creador.
El Creador es Dios, el Todopoderoso, Creador del Cielo, de la Tierra, de todo el Universo, de todo lo que existe.
Ahora es tarde para el mundo, él jugó con la vida.
Rezad con el corazón, será muy difícil.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Brasileros, estad atentos, valorad la visita del Santo Padre, Papa Francisco, y agradeced a Dios por la presencia de él en Brasil.
Aunque acontecerán cosas tristes en estos días, vosotros veréis cómo Dios os está ayudando. Vosotros estáis siendo preparando para vencer las pruebas, no para desanimarse.
La presencia del Santo Padre el Papa Francisco es providencial para todas las naciones en este momento. Brasil es ejemplo de fe para el mundo.
Todas las naciones, rezad, rezad, rezad, el mundo será ahora más violento porque está distante de Dios.
Pocos están rezando como se debe rezar.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.
Gracias por corresponder al Llamado de Dios.
Felices los invitados para el Banquete que será servido en el Cielo a todos los que se convirtieron.
Feliz el hombre que abre su corazón a Dios, escuchando Su Palabra, éste encontrará la Felicidad y la Paz.
Esforzaos, estáis en gran peligro.
Ahora os ofrezco Mi Inmaculado Corazón como Refugio en la hora del gran castigo que se acerca para el pecado. Un gran castigo se aproxima, cuidad de vuestras almas.
Con todo cariño y amor de Madre os deseo y llevo hasta Dios vuestras peticiones.
La Paz de Nuestro Señor Jesucristo esté con vosotros, ahora y para siempre. Amén. La Paz.
¡Paz! ¡Paz! ¡Paz! ¡Amén! ¡Amén! ¡Amén!
Bendito sea Dios, Bendito sea Su Santo Nombre.
Debe reflexionar en el Santo Evangelio de hoy: Mateo 12:1-8.
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: