Skip to content

MENSAJE A DARLY CHAGAS “…MIS HIJOS, ESCUCHAD LA VOZ DE DIOS LLAMÁNDOOS, ALERTÁNDOOS E INVITÁNDOOS A ASEGURAROS FIRMES EN LAS MANOS DE ÉL, PORQUE UN GRAN PELIGRO AVANZA SOBRE EL MUNDO. UN PELIGRO QUE OS AMENAZA, Y QUE VOSOTROS NO LO CREÉIS. PREPARAROS PARA VIVIR ESTE TIEMPO TAN DOLOROSO QUE ACONTECERÁ EN EL MUNDO POR CULPA DE VUESTROS PECADOS. EN ESTE TIEMPO HABRÁ UNA GRAN TRANSFORMACIÓN EN LA TIERRA ENTERA. REZAD, REZAD, REZAD POR LOS DOS SANTO PADRES PAPAS, BENEDICTO XVI Y FRANCISCO. AYUDAD A LOS SANTOS PADRE PAPAS A BUSCAR LAS OVEJAS PERDIDAS. AYUDAD A LOS DOS SANTOS PADRES PAPAS EN ESTA HORA A BUSCAR A LOS QUE TODAVÍA ESTÁN DEL LADO DE AFUERA. NUEVAMENTE OS ALERTO, EL DÍA DE LA VENIDA DEL DIVINO ESPÍRITU SANTO ESTÁ CERCA. YO OS AMO MUCHO Y OS CUBRO CON MI MANTO DE AMOR…”

30 de julio de 2013

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LA REALIZACIÓN DE LAS PROFECÍAS DADAS AL MUNDO
05 de Mayo de 2013 – 6º Domingo de la Santa Pascua del Señor
 
Queridos hijos, hoy, en el día del Señor, con mucho amor y cariño, vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
 
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.
Mis hijos, escuchad la Voz de Dios llamándoos, alertándoos e invitándoos a aseguraros firmes en las Manos de Él, porque un gran peligro avanza sobre el mundo. Un peligro que os amenaza, y que vosotros no lo creéis.
 
El Divino Espíritu Santo se está derramando sobre todos vosotros, para que lo podáis percibir y podáis prepararos para vivir este tiempo tan doloroso que acontecerá en el mundo por culpa de vuestros pecados.
 
En este tiempo habrá una gran transformación en la Tierra entera. Ya está muy cerca, Dios os invita a acercaros a los Sacramentos, a arrepentiros de vuestros pecados, confesar y reparar lo que hicisteis, antes de que venga la gran aflicción para la humanidad, el peso de la conciencia es muy doloroso.
 
Convertíos, convertíos, desapegaos de todo lo que es material, vosotros no necesitaréis de las cosas materiales después de la gran transformación de la humanidad. Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os alerta hoy sobre vuestro deber de ser fieles a Él, de ser obedientes. Se os invita a oír los consejos que vienen del Cielo, la Palabra de Él es vida, vosotros debéis atenderla y vivirla con amor, sin excepción, para recibir los beneficios que Él os da.
 
Vosotros sabéis que el Padre envió a Su Divino Hijo, el Hijo Unigénito Jesucristo, verdadero Dios, verdadero Hombre, para salvaros y Él vino por Voluntad del Padre, con toda obediencia, sufrió y murió en la Cruz y Resucitó de entre los muertos, venció la muerte por vosotros. Él cumplió la Voluntad de Dios Padre. Entonces, Él dio este premio al mundo, pero el mundo no lo valoró, y gran parte de la humanidad, la mayoría, no tiene fe en la Gracia derramada sobre ella.
 
Esta mayor parte es rebelde, algunos ni conocen al Salvador, no pronuncian el Nombre de Él. Jesucristo es el Salvador del mundo. Mis hijos, es necesario creer, vosotros no debéis cuestionar la Voluntad de Dios, es necesario ser correcto, ser obediente, ser sumiso, humilde, acoger la Voluntad de Él y entregarse al servicio de la evangelización del mundo.
 
Es muy fácil comparar quien se esfuerza o no, si vosotros tenéis sed, debéis tomar agua, porque el agua sacia la sed. Si vosotros queréis conocer por qué va a suceder algo en el mundo, debéis pedir a Dios por los Dones del Espíritu Santo, porque ésta es una sed espiritual, y del Corazón del Padre brota esta Agua que purifica, santifica, da los Dones especiales para que el hombre conozca la Verdad. Así tendréis el Entendimiento, la Sabiduría, la Fortaleza, y todos los Dones para conocer todo lo que no conocéis. Sólo de esta Agua viene el consuelo, el valor, para que el hombre no desista de la Vida Eterna.
 
Mis hijos, vosotros necesitáis de la ayuda de Dios, porque todo lo que pasa por la transformación, pasa por la Voluntad de Él. Como todos saben, el mundo pecó y sigue pecando, no ama como Dios quiere que él ame, no valora la vida, y ahora necesita ser purificado, tomar del Agua de la Fuente de la Vida, amar la Palabra de Dios, esto significa creer en Ella. Esta sed de amor debe acabar, el mundo pasa por la muerte porque no obedeció a Dios, y la desobediencia es la mayor falta de amor a Dios. Comenzó con Adán y Eva y ahora va a terminar, porque Dios es Todopoderoso y Él dejó que el hombre reconozca, hasta el ‘tiempo final’, que pecó y pida perdón.
 
Ahora llegó el tiempo final y viene la purificación para el mundo. Sed firmes en la fe quien la tiene, y quien no la tiene procure cultivar esta semilla que ya fue sembrada en cada corazón, ella no está muerta, pero se secará ahora y no producirá más el fruto de la fe, si vosotros no creéis ahora, en este resto de tiempo antes de la purificación. Sin fe no hay conversión y sin conversión no hay salvación para quien no se convierte.
 
Cada día más la Palabra de Jesucristo debe ser aceptada por vosotros, porque Él Se hizo Palabra para salvaros. Jesucristo quiere ser amado por todos, para salvar a todos, sin elección. El hombre es el que está renegando de la salvación, está muchas veces tragando la Palabra y haciendo fuerzas para vomitarla, porque no acepta ser puro, ser bueno, ser obediente a Dios. El mundo no quiere amar, no quiere perdonar, no quiere ayudar, no quiere ser fiel a Dios, quiere ser independiente sin Dios, mas se está esclavizando cada día sirviendo al demonio, y después se arrepentirá más tarde porque el Día de Dios vosotros no lo conocéis y Él viene a vuestro encuentro en el Día que es sólo de Él, vosotros no sabéis la hora. Será de repente. Así como Él llega en la hora de la muerte de cada uno, sin que nadie lo espere, ahora Él vendrá a todos, vivos, conscientes y paralizados para recibirlo, pero no muertos. El mundo temerá esta Hora, para muchos será tarde porque no cultivaron la fe, no creyeron que esta Hora llegaría.
 
Si guardáis la Palabra de Dios, sabréis vivirla todos los días, porque la Palabra de Dios no es un objeto que se coloca en un cofre y se tranca, nadie tiene el poder de sacarla de quien cree en Ella. Ella echa raíces y produce un árbol que se llama Paz y este árbol produce el fruto de la Vida Eterna.
 
Jesucristo es la Palabra Viva, es la Paz, es la Felicidad para quien cree en Él. Quien no ama no está guardando la Palabra de Él, no está pidiendo a Él una nueva morada junto al Padre. Quien ama puede tener la certeza de que no irá para el Infierno, porque el Infierno es el lugar del odio, de la desobediencia a Dios, es el lugar donde mora la infelicidad y quien no cree en Dios caerá allá para siempre, nunca más saldrá.
 
Todos los días os invito a uniros a la Santísima Trinidad para buscar la verdadera Paz para el mundo. Esto significa, buscar juntos en el Cielo la Gracia de la conversión de todos, porque el Cielo es la morada que se ajusta a la humanidad entera para ser feliz.
 
La Gracia está ahí, con vuestras oraciones, llevo vuestras peticiones a Dios y Él derrama sobre vosotros el Espíritu Santo, pero muchos todavía están con los corazones cerrados, no están cultivando la fe. Jesucristo os dice todos los días, que el Padre es mayor que Él, mas sin Él, el mundo no tendrá la Salvación, porque el Padre Lo envió para Salvar, el hombre no puede querer ser más que Dios. Sólo Jesucristo puede salvaros. Él os está diciendo todo y Me envió para ayudaros y esta ayuda que os doy es recordaros que la Salvación está cerca.
 
Preparaos, limpiad vuestros corazones para recibir al Salvador del mundo, Es esto lo que vengo a revelaros para vuestra conversión. Convertíos, convertíos. Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
 
Rezad por los ateos y paganos de todas partes que están viviendo en el paganismo y en el ateísmo, la hora es grave, quien no se decide por Dios se está decidiendo por el Infierno o el hombre lucha por la santidad o se va para el Infierno. Sólo existen dos lugares para elegir, el Cielo o el Infierno.
 
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, pido a toda la Iglesia que rece pidiendo a Dios la fuerza para derrumbar el orgullo de los que están en el paganismo y en el ateísmo, dándoles a ellos más valor para volver a la Iglesia de Cristo. Vosotros, que ya estáis en la Iglesia, sed perseverantes, no os apartéis nuevamente, el peligro os amenaza, aquí tenéis protección.
 
Ayudad a los dos Santos Padres Papas en esta hora a buscar a los que todavía están del lado de afuera. Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
 
Brasileros, brasileros, hay muchos del lado de afuera de la Iglesia, frecuentando falsas religiones, es vuestro deber rezar para que todos los brasileros estén juntos en esta hora que se acerca a vuestra patria. Incluso si ellos no vienen ahora, mas en la última hora, antes de la ‘gran tribulación’, muchos vendrán de prisa, reconocerán que erraron y volverán. Rezad con fe y veréis el fruto de vuestras oraciones, la Gracia llegará.
 
Todas las naciones, haced lo mismo, la dispersión está en todos los países. La purificación vendrá para toda la humanidad. Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo, María, la Inmaculada Concepción
 
Debéis reflexionar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jn. 14, 23-29.
 
 
Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LA REALIZACIÓN DE LAS PROFECÍAS DADAS AL MUNDO
12 de Mayo de 2013 – Fiesta de la Ascensión del Señor – Día de las Madres
 
Queridos hijos, hoy, en el día del Señor, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
 
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo. Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os revela hoy sobre el gran Día en que Jesucristo, con Su Poder, Se elevó al Cielo, y allá está sentado a la derecha de Dios Padre, a la espera de la orden de Él, de volver nuevamente al mundo. Él vendrá para Juzgar a los vivos y a los muertos.
 
Mi Divino Hijo Jesucristo, cuando fue junto al Padre, cumplió Su Promesa de enviar sobre Sus discípulos y a Mí, al Espíritu Santo, para instruirnos, así estaríamos listos para llevar a todos los pueblos Su Palabra.
 
Esta Promesa está también sobre todos los que dan testimonio de Él, los que llevan al mundo Su Evangelio. Son los que están llamados al servicio del Reino de Él, todos los que luchan por la Salvación del mundo. Nadie hace nada por cuenta propia, porque todos los que sirven a Dios son instruidos por el Divino Espíritu Santo.
 
Vosotros estáis en el tiempo más difícil para el mundo, por eso estáis recibiendo directamente del Cielo muchos Avisos. Vosotros debéis acogerlos, Mis hijitos, con vuestros corazones dispuestos a abrirse a Dios. Él está cada día mostrándoos la cercanía de un tiempo de gran sufrimiento para todas las naciones.
 
El mundo cada día Le está diciendo más a Dios que no necesita de Él y que es capaz de vivir independiente, sin la ayuda de Él. Ahora llegó el momento en que Dios le dará al mundo señales más fuertes, para que el hombre comprenda que no puede vivir sin la ayuda de Dios.
 
Solamente Él puede librar a la humanidad de tanto sufrimiento. Está llegando, en este año todavía veréis muchos acontecimientos terribles, destrucción en el suelo, en el mar y en el aire. Dios está alertando a todos los que son fieles a Él para que se preparen para no caer en la desesperación.
 
Espero que todos los que están atentos a los Avisos que traigo del Cielo, sepan agradecer a Dios por esta gran ayuda que Él os está dando. Mis hijitos, también hoy, cuando vosotros Me estáis homenajeando, y homenajeando también a vuestras madres de la Tierra, Yo quiero agradeceros y daros un consejo, debéis rezar pidiendo al Espíritu Santo, luz para todas las madres y paz, para eso debéis uniros cada día más en oración. Que todos sean perseverantes en la batalla contra todo el mal que está afectando a nuestros hijos.
 
Si vosotros deseáis todo el bien para vuestras madres en la Tierra, para que ellas sean cumplidoras de sus misiones, que no desistan de hacer la Voluntad de Dios, que sean perseverantes, amorosas, valientes y que tengan fe, esperanza, que confíen en el Amor de Dios por ellas.
 
Pedid a ellas que ayuden a sus hijos con la oración, para que ellos se acerquen más a Dios.
Las madres que desprecian a los hijos, que no cumplen con sus deberes, Yo alerto, está llegando el día del Juicio Divino, vosotras tendréis que dar cuentas de vuestros deberes delante de Él.
 
Ya no hay mucho tiempo, ahora sólo queda la última oportunidad, ella es para toda la humanidad, o el hombre vuelve a Dios, o va para el Infierno. Ya no hay otro tiempo, éste es el último y vosotros no sabéis cuánto él va a durar. Solamente Dios sabe cuánto falta para terminar este tiempo. El mundo no valoró ningún tiempo, ahora debe valorar lo que le resta porque desafió a Dios pecando y no pidiendo perdón, no reparó lo que hizo, como debía reparar, ya verá lo que causó de mal a sí mismo.
 
Quien creó el mundo fue Dios, no fue el hombre. El Poder de Dios está por encima de todo lo que existe. Él enseñó al hombre que es necesario amar, es necesario ser fiel a Él, obedecerlo y guardar silencio, mas el hombre no quiso aprender, ahora tendrá que ver todo lo que hizo mal, tendrá guardar silencio forzado por el sufrimiento que ya comienza, ya no hay cómo impedirlo.
 
Silenciaos, hijos, silenciaos, todo va a ser aún más difícil en este año. El mundo conocerá la Verdad, no importa si hoy todavía está criticando los Avisos del Cielo, quien hace esto beberá del agua de la amargura y del sufrimiento que viene llegando. Será la hora certera, todos verán que la Verdad llegó, mas el mundo no se preparó para recibirla. Escuchad, todos los pueblos, quien no se preparó que se prepare. Vosotros debéis pedir ayuda a Dios. Convertíos, convertíos.
 
Mis Hijitos, todo este tiempo que estoy con vosotros, procuré ayudaros y todavía os estoy ayudando, mas la mayor parte insiste en seguir indiferente a todo lo que revelo. Este tiempo de ahora le fue dado a la humanidad para que ella se arrepienta de sus pecados y los repare antes de la Venida del Divino Espíritu Santo. Ahora ya está cerca y es la hora de presentar a Dios las obras que hicisteis. Vosotros ya debéis estar con ellas en las manos, vosotros sabíais que en cualquier momento Jesucristo podía volver, porque éste es el último tiempo para que el hombre se convierta. Convertíos, en cualquier momento Él llegará.
 
Yo soy la Mensajera de Dios para este tiempo, Él Me envió a revelaros que está cerca la hora en que Él volverá. Es esto lo que vengo hoy a revelar al mundo, para vuestra conversión. Llegó hora de que la humanidad busque a Dios en todo. El mundo reconocerá que antes no encontró la ayuda de Dios, porque él estaba viviendo en la ilusión. Mientras que el mal está en el mundo, estaréis divididos entre la ilusión y la Verdad.
 
Mas, ahora ella tendrá su fin y vosotros viviréis libres, veréis que tuvisteis un largo tiempo lejos de Dios, mas Él os socorrió. Por eso os debéis convertir para ganar la liberación de la ilusión, del pecado, de toda maldad y vivir solamente en Dios.
 
Llegó la hora en que la humanidad va a clamar por Dios, verá que estaba muy distante, es como la hora del nacimiento, el niño no conoce el mundo, estaba en el útero de la madre. Así será la transformación, es un nuevo mundo, entre el Cielo y la Tierra hay una gran distancia, pero para quien se convierta no es difícil llegar allí, tendrá la ayuda de Dios. Dormirá y se despertará en el Cielo. Los que no se convirtieron irán al Infierno. Serán arrojados en el fuego eterno.
 
Rezad, rezad, rezad por los dos Santo Padres Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad. Rezad por los ateos y paganos, ayudadlos a encontrar la dirección correcta para la Felicidad, rezando por ellos.
 
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, creced en la fe, en la esperanza, en la obediencia a Dios, en la caridad y en la confianza en Él. Haced buenas obras para entregarlas a Dios en el último día. Viene ahí el Juez Divino, no podéis huir. Viene ahí el día, que vosotros no tenéis la capacidad de imaginar y que acontecerá.
 
La persecución será ahora más fuerte dentro de la Iglesia y del lado de afuera, para quien se decide por Dios, mas vosotros venceréis si permaneciereis fieles a Dios. Ayudad a los Santos Padre Papas a buscar las ovejas perdidas. Nuevamente os alerto, el día de la Venida del Divino Espíritu Santo está cerca. Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
 
Brasil, Brasil, se acerca la hora de tu sufrimiento, prepárate, prepárate con confesiones y reparaciones antes de que sea tarde. Ya estáis en la mitad del día, esto es una comparación del tiempo que ya pasó y el que vendrá. Todas las naciones haced lo mismo. Pedid la Misericordia de Dios, todos los pueblos del mundo, no hay mucho tiempo para ninguno.
 
Todos vosotros que creéis en Dios, esforzaos para no flaquear ahora que la situación en el mundo será muy dolorosa. Confiad en Su Poder.
 
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo, María, la Inmaculada Concepción.

 

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: