Skip to content

MENSAJES A DARLY CHAGAS DEL BRASIL “…ESTE AVISO QUE OS TRAIGO ES DEL PADRE, SOLAMENTE ÉL SABE EL DÍA Y LA HORA, MAS ÉL ME ESTÁ ENVIANDO A DECIROS QUE YA ESTÁ MÁS CERCA DE LO QUE PODÉIS IMAGINAR. PASARÉIS PRIMERO POR LA PURIFICACIÓN PARA ESTAR LISTOS A LA ESPERA DEL RETORNO DE JESUCRISTO. PARA DAROS ESTA ÚLTIMA PREPARACIÓN VENDRÁ EL DIVINO ESPÍRITU SANTO. ÉL OS DARÁ MÁS ENTENDIMIENTO, MÁS SABIDURÍA PARA ESTA HORA FINAL….”

22 de mayo de 2013

 

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LA REALIZACIÓN DE LAS PROFECÍAS DADAS AL MUNDO 
31 de Marzo de 2013 – Domingo de la Santa Pascua del Señor    
                                                
Queridos hijos, hoy, en el día del Señor, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
 
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.
Feliz Pascua a todos.
 
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os lleva hoy a reflexionar sobre vuestra Salvación. Vosotros estáis reviviendo el día en que Jesucristo resucitó, venció a la muerte y os liberó del pecado.
 
Aquél fue el momento más importante para la humanidad, Jesucristo rescató para ella la felicidad perdida.
 
Mas vosotros no olvidéis que Él os dio también la libertad de escoger acerca de vuestro futuro, si vosotros queréis o no la Salvación. Esta elección la hacéis creyendo o no en Dios, que Él es vuestro Salvador, que Él os quiere librar de la muerte eterna.
 
Hoy vengo a vuestro encuentro, a invitaros a una renovación en vuestros corazones. Meditad, Mis hijos, vosotros pasasteis la Santa Cuaresma rezando, haciendo ayunos, penitencias y sacrificios y oraciones, esto os ayudará mucho a mejorar vuestros corazones, espero que ellos estén abiertos, que acepten las enseñanzas que Jesucristo os da. Él os dio ejemplo de aceptación de la Voluntad de Dios Padre, y os enseñó dónde están los peligros que os amenazan y cómo buscar la fuerza y el coraje en Él para vencer. Haced como Él, entregaos en las Manos de Dios, así venceréis todas las batallas.
 
Jesucristo os enseñó a amar, a obedecer, os enseñó a ser humildes como Él es, os enseñó a batallar por la paz dentro y fuera de vuestros corazones. Es preciso que todos tengan la misma voluntad de luchar por la Paz. El mundo hoy no la está buscando, está lejos de Dios. No quiere oír que Él está hablando y con estas actitudes no quiere formar parte de la Santa Iglesia de Jesucristo y, apartados como están, quedarán confundidos en medio de tantas cosas.
 
Ved, Mis hijos, todo el sufrimiento que Jesús pasó está hoy siendo criticado, porque gran parte de la humanidad no ha aprendido a amar, no obedece las Leyes de Dios, no Lo respeta, no tiene fe, no agradece a Él por haber asumido el pecado del mundo para salvarlo.
 
Todo lo que pasó en el tiempo en que Jesucristo vino al mundo quedó documentado, y hoy el ser humano desprecia la Escritura, la repudia y se dice sabio por no caer en esta trampa hecha de mentiras, de invenciones, esta historia que nadie tiene pruebas ciertas sobre ella para creer realmente.
 
Hasta los científicos siempre están queriendo ocultar las Señales de Dios, hacen experimentos para probar que el Santo Sudario y la túnica de Jesucristo son falsos, ellos no piensan hacer la investigación para probar que son cosas verdaderas, sólo piensan lo contrario. ¡Pobres hijos! ¡Qué tristeza abatirá sus corazones cuando Dios dé testimonio de Su Existencia! Quien prueba las cosas de Dios solamente es Él.
 
Nada es imposible para Dios. El hombre Lo desafía para ver si Él muestra al mundo Su Existencia. El hombre piensa que así será más fácil creer que Él Existe. ¡Pobres hijos! Quien actúa así corre el riesgo de ir para el infierno, como muchos ya fueron, son los que persiguieron a Jesucristo y no se arrepintieron de haberlo ofendido. Eran cobardes, querían ver milagros para confirmar por sí mismos que Él era el Mismo Hijo de Dios. Ellos no tenían coraje de decirse a sí mismos que Aquél a quien ellos perseguían era el Mesías Prometido por Dios. Ellos todos tenían miedo de la Verdad.
 
Dios Padre no dejaba de mostrarles lo que estaban haciendo y ellos no tenían cómo huir de lo que Dios les mostraba a ellos. Así, Mis hijos, será también la situación para los que no se esfuerzan por creer. Dios va a mostrar a todos los incrédulos Su Existencia y ellos tendrán el arrepentimiento tardío. Será el día en que el Divino Espíritu Santo, descienda sobre el mundo, muy pronto Él vendrá.
 
Preparaos, los escogidos son los que se humillan y asumen con fe, los que creyeron que Dios Existe.
 
Por eso, en el día de la Resurrección de Mi Divino Hijo Jesucristo, estaban ahí solamente los que Lo amaban. Estos fueron los que permanecieron a la espera del amanecer del día, para ir a la tumba, y así esperaban verlo pronto y cuando Lo vieran, agradecer a Dios Padre por este gran Milagro.
 
Y así, todos los que Lo vieron permanecieron fieles a Él hasta el final de su tiempo en la Tierra. Muchos fueron martirizados.
 
Todo aquel que prevalece, no tiene miedo, se prepara para verlo en el último día.
 
Como vosotros oísteis hoy durante la Santa Misa, todo el pasaje de aquel día, Mi Divino Hijo se levantó Triunfante de la muerte con Su Poder, como el Padre le ordenó que hiciese, que Salvase al mundo, venciendo la muerte. Él hizo la Voluntad del Padre y la de Él.
 
El Cordero de Dios fue inmolado en la Cruz por vosotros y Resucitó al tercer día, trayendo así la Salvación a todos los que se convierten. Él da la Salvación a todos los que se convierten.
 
Por tanto, hoy vosotros estáis recibiendo los Avisos del Cielo, alegraos porque fuisteis escogidos por Dios para vivir en el Cielo con Él, con vuestros hermanos y con los que ya están espiritualmente y que un día volverán para recibir de vuelta un cuerpo glorioso, también estos cuerpos aguardan el día de la Resurrección que será pronto, muy pronto.
 
Este Aviso que os traigo es del Padre, solamente Él sabe el día y la hora, mas Él Me está enviando a deciros que ya está más cerca de lo que podéis imaginar.
 
Hoy estáis conmemorando la Santa Pascua del Señor, Él Resucitó de entre los muertos, mas vuestra Pascua todavía no ha acontecido. Ella acontecerá en el último día cuando todos Resucitarán. Entonces, los que van al Cielo conmemorarán la Pascua definitiva.
 
Convertíos, convertíos en cuanto hay tiempo.
 
Preparaos, vosotros estáis ya muy cerca del día de vuestra Pascua.
 
Pasaréis primero por la purificación para estar listos a la espera del retorno de Jesucristo.
 
Él es el Rey de todo el universo, viene muy pronto a instaurar entre todos los pueblos Su Reino de Amor, de Paz y de Justicia verdadera.
 
Vosotros ahora todavía tenéis que aprender un poco más, porque no sabéis todavía el valor de la fe, de la esperanza y de la caridad.
 
Para daros esta última preparación vendrá el Divino Espíritu Santo. Él os dará más entendimiento, más sabiduría para esta hora final. Él abrirá vuestro espíritu y vosotros no dudaréis más de la Existencia de Dios. Sabréis volveros más humildes y desapegaros definitivamente del pecado.
 
Es esto lo que vengo revelaros hoy para vuestra conversión.
 
Mañana será el primer día del tiempo dado al mundo para que vosotros venzáis los sufrimientos que comenzarán en el mundo entero. Preparaos, tendréis mucho que sufrir. Solamente Dios os puede ayudar, buscad fuerzas, buscad ayuda en Él lo más rápido que podáis, todavía no estáis listos.
 
Rezad, rezad, rezad por los Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, ellos todavía tendrán mucho que sufrir para vencer las persecuciones. Rezad por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
 
Rezad por los ateos y paganos, sed perseverantes mientras estáis vivos en la Tierra, no dejéis atrás a vuestros hermanos.
 
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, y sed fieles a Él, permaneced firmes hasta el fin, preparándoos para el encuentro con Él, frente a frente, en el día de vuestro Juicio.
 
Penitencia, oración, sacrificios, ayunos, seguid haciendo todo esto; ayunad lunes, miércoles y viernes siempre que podáis, vosotros necesitáis fuerzas, no podéis perder el coraje de luchar contra los pecados.
 
Ayudad a los Santos Padres, los Papas, aumentad vuestras oraciones, prestad atención a las Señales que Dios os está dando, haced todo lo que Él os ordena, recordad que sois criaturas, sed sumisos, así no quedaréis sin amparo. Vamos a ayudar a los que necesitan ayuda para entrar en el Camino del Cielo.
 
Para el Infierno existen muchos caminos, mas para el Cielo, sólo existe uno que es Jesucristo. Convertíos, convertíos.
 
La hora va a estar más difícil, sólo Dios os puede ayudar.
 
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
 
Brasil, la hora es de mucho recogimiento. Estoy con vosotros y en cada día traigo para todos vosotros la Gracia que Dios os envía, gran sufrimiento viene para el mundo.
 
La epidemia está avanzando en algunas partes del país.
 
Está faltando oración, preparaos, no será fácil.
 
Nunca se vio en la Tierra tantas lluvias como las veréis ahora caer sobre el mundo.
Todas las naciones, preparaos, estad listas para el paso de un gran episodio en el mundo.             
 
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
 
María, la Inmaculada Concepción.
 
Debéis reflexionar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jn. 20, 1-9.
 
 
 
 
MENSAJE DEL ÁNGEL DEL SEÑOR
28 de Marzo de 2013
 
Nuevamente el Ángel del Señor se apareció a mí en el cuarto, Él estaba en el techo, una Luz clareaba el techo y entonces yo parecía somnolienta, levanté la vista, todo parecía diferente, Él estaba vestido de Luz, moviendo Sus alas, que también eran radiantes, entonces Él me dijo:
 
Mira al Cielo y ve que Dios Me envió a ti para decirte que debes estar atenta a las Señales que tendrás. No te quedes triste por los que te persiguen, después ellos se acercarán a ti para preguntarte lo que tú sabes, sobre los terribles acontecimientos que ya están aconteciendo en el mundo. Diles apenas que Dios mismo les dará respuestas a ellos, que aguarden.
 
No intentes explicar nada, el tiempo de explicación ya terminó.
 
Yo soy el Arcángel Gabriel y por Voluntad del Altísimo vine a ayudarte, sólo a Mí escucharás ahora. No te desesperes. El Señor te ama, tú eres una sierva, el siervo sólo sirve, no tiene que dar explicaciones.
 
Si Dios te instruye para cerrar una puerta, ciérrala, no necesitas preguntar por qué tienes que cerrarla.
 
El tiempo va a revelar todo.
 
En cuanto al Sacerdote que tanto te hería, no te preocupes, apenas perdona, no vayas tras él nuevamente, ahora será el momento de él buscarte, él sabe que tú jamás irás tras él; él se está preparando para acercarse a ti, no dejes de prestarle atención cuando él reconozca que erró, apenas espera quieta en tu lugar. Aquí vengo para orientarte, no hagas nada por tu propia voluntad. Soy el que Dios envió para ayudarte, guiarte. Recuerda que María fue orientada en todo, no te desesperes, quédate tranquila. Recuerda que María fue orientada en todo.
 
Quédate tranquila, no te desesperes con nada.
 
Ahora vuelvo al Cielo, vendré nuevamente, cuando el Altísimo Me envíe a ti de nuevo.
 
Yo soy el que sirve al Altísimo,
Yo soy el Arcángel Gabriel
 
Yo no conseguí decir nada, me quedé sólo mirando aquella maravilla y cuando volvió a lo normal agradecí a Dios por todo.
No da para explicar tanta belleza.
 

 

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LA REALIZACIÓN DE LAS PROFECÍAS DADAS AL MUNDO
 
26 de Marzo de 2013 – Martes Santo
 
Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
 
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.
Mis hijos, hoy vosotros estáis reviviendo el tiempo de la Pasión y Muerte de Jesucristo, mirad y ved, contemplad todo el sufrimiento de Él y arrepentíos de vuestros pecados antes de que sea tarde. Faltando ya poco tiempo, no debéis perderlo tampoco, vuestra vida está corriendo un peligro que vosotros no conocéis.
 
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios hoy os revela sobre vuestra Salvación.
 
Dios os habla sobre Su batalla contra satanás y su reino del mal.
 
Valorad vuestra Salvación, que costó la Sangre de Jesucristo, Él fue traicionado, fue abofeteado, amarrado, coronado con una corona de espinas, herido por los azotes y por la espada, todo porque siendo Dios no fue aceptado por el hombre.
 
Entonces Dios os invita hoy a meditar sobre la Vida, Pasión y Muerte de Jesucristo, que siendo vuestro Salvador, no fue bien recibido en el mundo.
 
Hoy sois invitados al arrepentimiento de vuestras culpas, principalmente ahora cuando estáis en peligro y necesitáis, mucho más de lo que podéis imaginar, volver a Dios y pedirle a Él que os perdone y os proteja.
 
Vamos entonces a revivir los días en que Jesucristo dio los primeros pasos en dirección a Su Martirio, en la Semana que pasó por la Muerte.
 
Él no vaciló, siguió firme cumpliendo Su deber para salvaros. En aquellos días, cuando se reunió con Sus discípulos, mientras cenaban, Él les reveló a ellos que sería traicionado por uno de los que estaban allí con todos ellos. Ellos estaban admirados porque no habían percibido que un traidor estuviese en medio de ellos.
 
Era Judas Iscariote, el traidor, Jesucristo lo reveló a través de señales, y cuando el traidor percibió que en aquel momento fue descubierto, porque antes Pedro Le había preguntado reclinándose bien cerca de Jesucristo, quién sería y el que traicionaría a Jesucristo, le respondió que “sería aquél a quien Él diese un trozo de pan mojado en la salsa”, y fue a Judas a quien Él se lo dio.            
 
Entonces Judas, a partir de aquel momento estaba desenmascarado, por eso se fue antes, sin embargo, su conciencia no le daba más sosiego.
 
Porque Jesucristo le dijo: “Lo que tenéis que hacer, hacedlo deprisa,” Después que Judas salió de ahí a toda prisa, por miedo a ser descubierto por los que allí estaban, Jesús habló sobre Su Glorificación a Sus discípulos. Él dijo: “Ahora ha sido glorificado el Hijo del Hombre y Dios ha sido glorificado en Él. Si Dios ha sido glorificado en Él, Dios también Le glorificará en Sí Mismo y Le glorificará pronto.” (Jn. 13, 31-32).
 
Jesucristo, Mis hijos, ya estaba listo para cumplir el resto de Su Misión, y por eso ahora daba a conocer a Sus discípulos sobre el tiempo que Le quedaba, y les dijo también a ellos sobre el tiempo que de ahí Le quedaba para compartir con ellos. En todo se veía una gran tristeza en Su Rostro, porque sería terrible la batalla contra la muerte. Y así, esperaba la hora en que sería entregado por Judas.
 
Mis hijos, en este día estáis reflexionando sobre aquellos que tienen en sus corazones el pecado de la traición, de la ganancia, la desesperación por poseer todo lo que les traiga beneficios, unos llegan a matar a los hermanos para apoderarse de lo que ellos poseen. Estad atentos, porque el mundo materialista os incentiva a ser esclavos del deseo de poseer cada vez más de lo que tenéis, hasta el punto de matarse unos a otros por causa del confort.
 
Mis hijos, estad atentos, vosotros estáis en el último año de oportunidades para reparar vuestros errores y volver a Dios, sólo os queda este año y no sabéis hasta qué mes, enderezad vuestros corazones.
No vendáis a satanás vuestra felicidad, vosotros perderéis la Salvación si continuáis sirviendo al mal. Enderezaos, arrepentíos de vuestros errores y convertíos al Señor antes de que todo acabe.
 
Gran parte de la humanidad está en los vicios, principalmente el vicio de querer poseer lo que no os hace conscientes a la verdad.
 
Conformaos con poco en este mundo, para recibir mucho en el Cielo. Allá no hay más el peligro de los vicios, de la ganancia, de ningún pecado. Por lo tanto, confiad en Dios, cerrad vuestros oídos a satanás, él no tiene nada bueno para daros, él es un destructor, es enemigo de Dios y también vuestro enemigo. Aseguraos firmes en las Manos de Dios, solamente Él puede ayudaros y daros la Felicidad Eterna.
 
Vuestro tiempo en la Tierra es pasajero y ya llegó a su fin. Vosotros estáis a pocos pasos del Cielo, pero todavía depende de vuestra conversión comprender todas estas cosas. Un poco más de tiempo y veréis las señales de Dios mostrándoos que estos Avisos que Yo os traigo están viniendo de Él para vuestro consuelo, para que vuestro consuelo sea mayor.
 
Ya se acerca la gran tribulación para el mundo.
 
Todavía en este año veréis el mundo en gran aflicción, porque llegó la Hora de que la Justicia Divina descienda en la Tierra y salve a los que son del Cielo.
 
Judas fue ejemplo del mal, él no valoró la vida, no supo ser bueno ni para él mismo, cayó en la trampa del demonio, hasta entregó a Dios, pues Jesucristo es Dios y fue entregado por Judas a los perseguidores que Lo mataron en la Cruz por envidia de Su Poder.
 
Judas idolatraba la ganancia. Muchos en el mundo son como él, y ahora tendrán que dar cuentas a Dios, estarán frente a frente con Él como Judas estuvo.
 
Convertíos, Mis hijos, convertíos antes del Juicio Particular, renunciad a los deseos de vuestra carne, acercaos a Dios.
 
Es esto lo que vengo revelaros hoy para que vuestra reparación suceda más de prisa. Viene ahí un gran peligro para el mundo.
 
Solamente Dios puede daros la verdadera riqueza, Él ya os dio la vida, cuidad de ella porque la vida es eterna, nunca se acaba, quien no quiera vivir en el Cielo se irá al infierno. La decisión es vuestra, sois libres para decidir. Lo único que tenéis que hacer es escuchar para saber la hora de decidir.
 
Rezad, rezad, rezad por los Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, ellos os dan ejemplos de humildad, de responsabilidad, de renuncia a las riquezas, de fuerza, de coraje para combatir el error y cuidar más del alma.
 
Rezad por el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos, éste es el última tiempo para que ellos vuelvan a Dios, para decidir entre el Cielo y el Infierno.
 
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, ésta es la que prevalecerá, quien quiera vencer sea fiel a Dios. Obedeced los Mandamientos, sed buenos, porque la bondad es la riqueza que solamente Dios os puede dar.
 
Ayudad a los Santos Padres los Papas en este momento, rezando por los dos con amor, para que ellos venzan las grandes dificultades que están a la vuelta. Es necesario ayudarlos a buscar las ovejas que están lejos, perdidas, y no saben encontrar el camino de vuelta, antes que se derrumbe una parte de la Tierra. Una parte de la Tierra se va a hundir muy pronto, buscad en este tiempo el consuelo en Dios.
 
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
 
Brasileros, preparaos para vencer, no os desaniméis en ningún momento. La epidemia está cada vez más intensa en muchas ciudades. Las personas están afligidas, está faltando la perseverancia en la oración, principalmente en las aldeas la situación es más grave, falta buena voluntad en los que pueden ayudar. Rezad para que todos tengan buena voluntad de extender las manos a los que necesitan amparo. Haced vuestra parte.
Todas las naciones, preparaos cuanto antes, enfermedades extrañas a vosotros están comenzando en el mundo entero. Bebed agua bendita.
 
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
 
María, la Inmaculada Concepción.
 
Debéis reflexionar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jn. 13, 21-33.36-38.
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: