Skip to content

MENSAJES DE JESÚS Y MARÍA DADOS A MARGA DE ESPAÑA SOBRE GARABANDAL “…¡OH, GARABANDAL! OH, ESPAÑA. TU MENSAJE DE GARABANDAL… ERA PARA ESTOS TIEMPOS. RETENGO LO MÁS QUE PUEDO LA MANO DE DIOS SOBRE VOSOTROS, PERO LA COPA HA LLEGADO A REBOSARSE (NOTA DE MARGA: EN EL MENSAJE DE GARABANDAL DEL 18 DE OCTUBRE DE 1961 SE DICE: “YA SE ESTÁ LLENANDO LA COPA, Y SI NO CAMBIAMOS, NOS VENDRÁ UN CASTIGO MUY GRANDE”. EN EL MENSAJE DEL 18 DE JUNIO DE 1965: “ANTES LA COPA SE ESTABA LLENANDO, AHORA ESTÁ REBOSANDO”) Y EL CÁLIZ NO AGUANTA MÁS TAN INGENTE SUFRIMIENTO, Y VENDRÁ A VERTERSE SOBRE VOSOTROS. TENDRÉIS LA CONSECUENCIA DE VUESTRO PECADO…”

27 de abril de 2013

Mensajes a Marga, sobre Garabandal (5)

 
En esta ocasión transcribimos dos mensajes a Marga, uno de Jesús y otro de la Virgen. En los dos se mencionan lasapariciones de Garabandal. Son breves, especialmente el primero. El segundo contiene muchas notas explicativas de Marga. 
 
 
 
Mensajes del 21 de septiembre de 2004

Jesús:

 
     Ése es el inicio de los Mensajes (nota de Marga: Le preguntaba porqué el Mensaje de Garabandal era tan fuerte). Yo advierto de los peligros. ¿Cuál fue la conclusión? Que todo el pueblo confesó y entró en estado de Gracia ante Dios (nota de Marga: Esto ocurrió en Garabandal, en la famosa “Noche de los gritos” ). Así deseo teneros. Luego ya os puedo hablar de otras cosas más bonitas y os puedo acercar a Mí, a mi Corazón. Pero mientras no estéis en Gracia, nada.
     El Demonio tiene mucha rabia a esta mi Obra de Garabandal.  Por eso la destrozó. Pero Yo la he revivido. La haré renacer.
     «Convertíos. Amad a Jesús. Si no lo hacéis os vendrá un Castigo muy grande. Meditad en la Pasión de Jesús. Sacrificaos y orad. Orad por los pecadores» (nota de Marga: Parte de los dos principales Mensajes de Garabandal: 18 de octubre de 1961 y 18 de junio de 1965).
     Y después de la Purificación: el Reino Nuevo.
     Pero antes tendréis mucho que sufrir. Persecuciones. Guerras.  Calamidades.
     Un importante Acontecimiento en mi Iglesia está a punto de ocurrir. Esperad la señal.
     Yo, de diversas partes del mundo, llamo a los hombres a esto. Y los míos oyen mi Voz. Y la ponen en práctica.
     Esfuérzate ahora en cambiar tu actitud interior. Que ésta sea de plena disponibilidad a Mí. Sí. Yo lo Deseo. Así es.
 
Mensaje del 15 de julio de 2005
 
Virgen:
          [Palabras de Marga:] ¿Por qué, con tantos mártires, su sangre no salvó España? (nota: Había encontrado unas revistas que hablaban de las 7 mártires de la Visitación)¿Qué ha pasado para que estemos así? Tampoco ha pasado tanto tiempo, ¿Por qué, Mamá? ¿Cuáles son tus designios para nuestra Patria? Nos afanamos por comprenderlos, pero no lo alcanzamos, ¿por qué?.
     Hija mía, escucha la Revelación de Dios para esta Hora: Ésta es la Hora de las tinieblas, cuando se cernirán más sobre el mundo. Ésta es la Ultima Hora, los Últimos Tiempos.
     Para tu Patria hay preparados grandes Designios de Amor, porque todos vuestros mártires, vuestros abundantes mártires y santos, defensores de la fe, piden desde el Cielo por vosotros. Por eso Dios se derrama abundantemente sobre vuestro suelo por mi medio. Pero hay muchos que no me quieren recibir.
     Antaño vine en Garabandal… Muchos no me recibieron. Mis videntes sufren y sufrieron cruel persecución, que no llegó a arrancarles la vida, pero sí la moral (nota de Marga: nota de Marga: El ánimo).
     «Los míos» (nota de Marga: Los que se dicen a sí mismos “míos”, pero es falsedad) frenaron mi acción sobre vosotros. Y a pesar de mi insistencia y de mis ruegos a Dios porque me permitiera seguir, Él me ordenó que me fuera y no volviera más de esa forma. Él no soporta ver a su Virgen ultrajada. Ahora (nota de Marga: “Pero que sepas que…”), Yo me hubiera dejado pisotear por vosotros si así os obtenía el Amor a Dios (nota de Marga: Que amarais a Dios, que descubrierais su Amor). Pero Jesús sabía que ni aun así obtendría vuestra vuelta a Él, por lo que me retiró.
     «Muchos cardenales, obispos y sacerdotes van por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas almas» (nota de Marga: Esta frase es parte del Mensaje del 18 de junio de 1965, en Garabandal).
     Mis ministros frenaron mi manifestación poderosa, frenaron los designios de Dios sobre vuestra Patria. ¡Oh, pobres responsables de todo aquello! ¡Pobres! ¡Pobres responsables! (nota de Marga: La Virgen está muy Dolorida por lo que les espera por esto).
     Yo continué pidiendo insistentemente a Dios por todos vosotros. Vuestros santos y mártires lo hacían Conmigo. Deseosos de levantaros.
          ¡María! ¡María! ¿Ha sido la Iglesia la culpable de la pérdida moral de España?
     
     ¡Oh, Marga! ¡Escúchame! (nota de Marga: Me aprieta fuerte la mano).
     El Día del Aviso está cerca. ¿Querréis orientar a mis jóvenes ovejas? ¡Oh, están como ovejas sin pastor! ¡Están sin pastor! ¡Sin pastor! (nota de Marga: Esto le duele muchísimo a María. Le cambia el tono de voz al decírmelo).
     Yo alcancé de Dios el poderme comunicar así con algún reducto que tuviera un pastor fiel en España.
     ¡Yo os amo, niña! ¡Yo os amo mucho! ¡Os amo tanto…!
     Desde arriba se frenan todas mis manifestaciones a vosotros. Pocos sacerdotes desean ser mártires por esta causa.
          Mamá, ¿por qué se frena esto tanto en España?
     Parece un país comunista por eso, pero Yo te (os) digo: es algo peor. El Comunista (“El Comunista” por excelencia: Rusia), al final se dejó revivir por Mí. Esto es algo peor, es algo peor, porque no acepta a su Madre.
     Es la Masonería. La Masonería está instalada en vuestras filas (nota de Marga: De la Iglesia española). Y lo hace desde las altas instancias.

 
 
El 16 de septiembre de 2004, Marga recibía un nuevo mensaje en el que se mencionan las apariciones de Garabandal. Se trata de “un mensaje de los grandes” en el que Jesús anuncia una gran purificación para España, pues esta nación tiene mucho que ver en la consecución de su Reino: Su Corazón «reinará en España y con mayor devoción que en otras muchas partes».
 
 
 
Mensaje del 16 de septiembre de 2004
 
Jesús:
     Hoy has venido aquí porque has sido dócil a mi Voz que te ha llamado. Te he llamado porque quiero comunicarte un Mensaje a los grandes. Apunta:
     Oíd. Oídme todos, pobladores de la tierra.
     Determino, en Nombre de Dios un azote sobre las Naciones. ¿Querrás tú advertirlos?
     Empieza por tu país. España tiene mucho que ver en la consecución de mi Reino. «Reinará en España y con mayor devoción que en otras muchas partes».
     Una cruenta guerra civil os amenaza desde el Norte. Se prepara. Se va fraguando en vuestras tierras. Mira, la primera preparación es ésta: PECADO. Mira la segunda: MIEDO. Y la tercera: MUERTE.
     En el corazón de los hombres: odio con respecto a Dios y a sus hermanos; miedo y finalmente la muerte fratricida.
     Nuevamente. Vuelve a levantar tu voz para dejar oír mi Voz. Dile a los grandes: ¡Necesito que empecéis una cadena de rezo del Rosario por la Paz! Por la Paz de España. Necesito que mi Madre pueda atraer mis Bendiciones sobre España.
     ¡Amados hijos! ¡Actualmente muy pocas peticiones se elevan de vuestro suelo a Mí! No encuentro la verdadera  plegaria, ésa que puede ser escuchada. ¡No se elevan de vuestra España! ¡No se elevan a Mí!
     ¡Necesito que vuestros ministros cambien!
     ¡Oh, Garabandal!
     Oh, España.
          Tu Mensaje de Garabandal…
     Era para estos tiempos.
     Retengo lo más que puedo la Mano de Dios sobre vosotros, pero la Copa ha llegado a rebosarse (nota de Marga: En el Mensaje de Garabandal del 18 de octubre de 1961 se dice: “Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos,  nos vendrá un castigo muy grande”. En el Mensaje del 18 de junio de 1965: “Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando”) y el Cáliz no aguanta más tan ingente sufrimiento, y vendrá a verterse sobre vosotros. Tendréis la consecuencia de vuestro pecado.
     Hija, escúchame. Digo todo esto siempre con muchísimo Amor. Muchísimo Amor primero hacia ti y luego hacia todos.
     El pecado… el pecado acumula sobre vosotros más y más perdición.
     Si no paro… si no viene todo esto, no parará el pecado en vuestro país, y sucumbiríais todos. Así podré salvar al menos a un pequeño Resto.
     Catástrofes naturales que afectarán a una parte de vuestro suelo. Estad preparados.
     Fuerte y Grande el Dolor que se os avecina. Fuerte cambio personal. Estad preparados.
     Mira, serán los ministros los que buscarán la propia perdición de sus ovejas. Serán ellos quienes más os perseguirán, ellos y los fieles que más comprometidos estén con esa «su» iglesia.
 
     Ved cómo ahora también se os persigue. Pero esta persecución arrecia. Tiene que arreciar todavía aún más, mucho más.
     Querida, España, tu Patria, hiere cruelmente mi Corazón. ¿Querréis consolarme? Con vuestro amor, ¡Hija mía, si me dierais amor! Yo podría salvar al menos a un pequeño Resto, que es mi Deseo. Eso hago. Eso quiero hacer. Pero necesito de vuestro amor.
     Se ha abandonado el rezo del Rosario y la Adoración Eucarística. Así el Espíritu está pronto a abandonaros, ¡oh, Iglesia de España!
     Recomenzad el rezo del Rosario y la Adoración Eucarística. Así podré salvar al menos a un pequeño resto.
          Jesús mío: ¿por qué para España catástrofes?
     España no ha sido fiel a mi Corazón. España lacera hoy cruelmente mi Corazón. Habéis expulsado a María de vuestro corazón.
     Hija, ¡qué difícil me es salvar a vuestra Patria!
     ¡Atraed con vuestras oraciones mi Bendición, no mi maldición! ¡No deseo maldeciros! ¡No deseo maldeciros!
     ¡Oh!   ¡CONVERTIOS! (nota de Marga: ¡Qué grito!).
          ¿Cómo decimos a la gente que se convierta?
     HAY CASTIGOS PREPARADOS PARA VOSOTROS.
          ¿Eso les convertirá?
     SÍ.   DOLOROSAMENTE (nota de Marga: “Es triste, es Dolor para Mí, pero así es”).
          ¡Oh, Jesús! ¡No maldigas a España!
     ¿Querrás tú hacer algo por eso?
          ¡Claro!
     Ve con mi Mensaje a los grandes.
     Marga mía, Sí, mira, abre mi Corazón; se abre para ti como una Puerta. Por ella entra, hija, entra y no temas. Es tu Refugio para estos tiempos. Yo voy a hacerlo todo.
 
 
Transcribimos ahora dos mensajes de la Virgen a Margarita. Ambos fueron recibidos en el mes de mayo, de los años 2003 y 2004. El primero de ellos es importante, como lo señala Nuestra Señora. Y en el segundo la Virgen nos recuerda el Aviso, el Milagro y el Castigo que ya había anunciado en Garabandal. 
 
 
 
Mensaje del 14 de mayo de 2003
Virgen:
     Mira, hija, ¿ves al niño que tienes entre tus brazos? (nota de Margaritaterminé de darle de mamar a mi hijo  y le tenía en brazos). Así, así os tengo Yo a cada uno de vosotros. Así estáis para Mí. Como si cada uno sólo fuerais uno para Mí y no tuviera otro. Como Jesús. Como lo fue Jesús, como tuve a Jesús.
     Margarita, atiende, que hoy quiero darte un Mensaje importante.
     Llegará un tiempo, niña, en el que cardenales vayan contra cardenales, obispos contra obispos, Yo os lo he estado advirtiendo (nota de Margaritapor ejemplo, en el mensaje de Garabandal).
     En España también sucederá esto. ¡Tierra tan amada por Mí! «Tierra de María» (nota de Margaritaen el sentido del Amor de Ella hacia nosotros, no de nosotros hacia Ella).
     Mira que Yo detuve las Apariciones dadas en Garabandal porque no se me hacía mucho caso. En espera del Gran Milagro, se retrasa el tiempo para creer y se les prohíbe a mis fieles acudir y recibir las Gracias que Yo quiero dar desde allí.
     ¡Tapáis los Caudales de mi Misericordia! ¿Cómo queréis recibir mis Gracias si me tenéis taponadas todas las vías de acceso a mis fieles?
     Sí, esto fue el tema que les hizo retrocederse y no aprobarlo (nota de Margarita: lo referente a Cardenales y Obispos), en espera de otros acontecimientos más sobrenaturales. Pero hijos, Yo os digo: ¡¿más?! ¿Qué esperáis ver ya para poder creer?
     Mira, si Yo no encuentro fe, me voy del lugar donde me he aparecido a otro donde me crean más.
     Mira a Medjugorje.
          Madre, ¿Tú hubieras querido que en España se hubiera dado esto?
     Sí. Y más. Llegará un día que Yo lo haré.
     Mira, quiero que se aceleren los pasos de esta Nueva Comisión encargada por mi Papa, Juan Pablo II. Se aceleren los pasos y se apruebe por la Iglesia Garabandal, para que se dé a conocer a mis fieles. Para que puedan acudir allí en Peregrinación y allí recibir las Gracias que Yo he querido enviarles.
          Madre, ¿has hecho curaciones en Garabandal?
     Sí, en lo privado.
     Yo quisiera que todo se hiciera público para poder manifestarme más abiertamente y en más número a mis fieles.
     ¡Oh, mis Planes!, ¡si los vierais en su Magnitud!
     En España no es conocida esta Aparición, ¡dala a conocer!
          Pero, ¡no dejan acudir allí a sacerdotes!
     Yo lloro por eso.
 
     Que se aceleren los pasos, hija mía, que se aceleren hoy los pasos para vuestra conversión. Para ello:aprobad Garabandal como Aparición concedida por Mí a mi amada España, «la tierra de mis amores». Amén. Amén.
 
Mensaje del 30 de mayo de 2004
(Pentecostés)
Virgen:
     Mira, niña, que éstos son los pecados que más claman al Cielo: Asesinato de niños por aborto, asesinato de almas de los niños por la destrucción de la vida de la Gracia en ellos. El asesinato de inocentes, que tiene 2 vertientes, en sus cuerpos y en sus almas.
     Por estos dos pecados, por ver cómo os matáis entre vosotros, mi Padre Dios ha determinado destruiros en los Castigos que envía a su humanidad. Porque ya no sois capaces de volveos solos hacia la Verdad, y el camino que habéis emprendido sin retorno, ha tomado ya esa dirección y no puede parar, salvo que Dios envíe el «¡Alto!» desde el Cielo.
     Pensad, hijos: ¿qué os haría parar?… Nada, salvo un Castigo muy fuerte. Ése es el que recibiréis.
     Pero antes, oh, niña, oh, hijos, mirad que vengo a advertiros: ¡Convertíos! ¡Convertíos! Antes de que llegue el día y que Dios pueda decidir no destruiros a vosotros, oh, hijos, mis ovejas, mis pequeñas ovejas. Que pueda decidir no destruiros, porque me ha concedido procurarme un Resto, el Resto de Israel. El que estará en pié para recibir al Cordero cuando vuelva, cuando Él vuelva…
     Y mirad que se acercan esos días. Y mirad que Yo os aviso, que Yo os despierto.
     Mirad, antes de que venga el Día Terrible, vendrán dos avisos:
* El Aviso, el llamado Aviso por excelencia, que proclamé a mis niñas de Garabandal, y 
* El Milagro, que será un segundo aviso.
 
     Gracias a estas dos cosas podré impedir que una buena parte de la humanidad sea golpeada de muerte y muera. La otra buena parte, morirá castigada. Dios lo ha determinado así para poder salvar al hombre. La salvación quedará así concluida y el Señor vendrá renovando consigo todas las cosas. ¡Alegraos! ¡Alegraos con Dios por esto! ¡Se acerca vuestra liberación! Se acerca el fin que será el comienzo.
     Y para eso yo hoy os suscito, para estos Últimos Tiempos, los Tiempos del Amor, los Tiempos de la Devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.
 
 
El 17 de septiembre de 2002, Margarita, recibió un mensaje de la Virgen en el que le habla de las apariciones de San Sebastián de Garabandal. En nota a pié de página, Margarita explica cuáles fueron los dos mensajes que Nuestra Señora dio a las niñas el 18 de octubre de 1861 y el 18 de junio de 1965. Destacamos en negritas algunas frases del mensaje. 
 
 
 
Mensaje del 17 de septiembre de 2002
 
Virgen:
     Querida Marga, apunta:
     Como glosa un poeta los versos más bellos, así quiere el Señor glosar con tu alma, un verso de Amor que maraville al mundo.
     Sí, y no pienses: «No creerán que la Virgen me habla así», porque lo que Yo quiero contigo es que me conozcan tal cual soy, y soy un abismo infinito de Amor y Misericordia, porque gozo y estoy dentro del Abismo Infinito de la Misericordia de Dios, más que cualquier otro hombre, y os amo y Le amo tanto que os participo de ese Amor por su Amor y mi Amor (ver nota 1).
     Hija mía, obispos y cardenales, sacerdotes y fieles, van por el camino de la perdición, llevando con ellos muchas almas. Hija mía, hoy más que nunca es cierto esto que predije en mi tiempo (ver nota 2).
     Y mira, hija, cómo en la Curia lo saben y les dejan hacer. ¡Ah!, ese «dejar hacer», ¡cuánto mal ha traído a mi Iglesia y al mundo!
     ¿Por qué «dejar hacer»? Mientras sea contra los demás… Y, cuando sea contra ti mismo, ¿también dejarás hacer? ¡Oh, asesino que ves que matan a los demás y no haces nada!, quiero ver que cuando vayan contra ti mismo, hagas lo mismo, no hagas nada y te dejes matar.
     Mira cómo Yo deseo frenarlo y no puedo: me ponen impedimentos y cortapisas. No dejan paso a la Virgen Madre de Dios, y Yo ¡no les puedo salvar, hija mía!, ¡no les puedo salvar!
          ¿Y me dejarán paso a mí? [palabras de Marga en cursivas]
     Voy a mandar uno tras uno a mis profetas, que harán con ellos tal y como con el Hijo y la Madre: no les dejarán pasar, y a muchos matarán. Mira, Yo les estoy enviando, al igual que te envío a ti y no les harán caso como no te harán caso, y acabarán con ellos como acabarán contigo (cfr. Lc 11, 47-51; Mt 23, 34 s). Pero Yo les mando y les preparo bien antes de hacerlo, porque sé que se enfrentan a los lobos (cfr. Mt 10, 16; Lc 10, 3).
          ¿Tanto les amas, Madre mía?
     ¡Tanto les amo hija!, tanto les amo.
     Cuando te digan: «¿Por qué a ti te comunican estas cosas?, ¿eres especial?»
     Tú diles: «No. Es porque te aman» (nota de Marga: Y aquí veía la Ternura Infinita de Dios y María hacia esa alma. Y el alma la sentiría al oír esto).
     Hija mía, ¿has visto Ternura de Madre mayor? No la hay. Mayor no la hay.
          María, ¡son tus hijos malos, que pierden a las almas!
     Sí, hija, ¡y Yo les amo!, ¡Yo les amo! (nota de Marga: Así veo como, todos, seamos como seamos, podemos redimirnos con tu Amor y Su Amor hacia nosotros, que es Infinito. Todos cabemos en la Redención, seamos quienes seamos, hayamos sido lo que hayamos sido).
     Sí, hija mía, ¿comprendes el porqué de todo esto?, ¿el porqué de mi Llamamiento hacia ti?
 
Notas.
 
(1) Es Voluntad de Dios que la Virgen nos participe de ese Amor de Dios, y a la vez Ella lo desea porque nos ama como Él nos ama, y Le ama a El Infinitamente, con su mismo Amor, es el mismo Amor de Dios que Ella para amarle a su vez. Y como participa tanto de la Esencia de Dios, es Dios mismo el que nos ama a través suyo.
(2) Cuando Ella lo manifestó en Garabandal. Se refiere a comienzo de un tiempo más especial de llamadas de la Virgen. Merece la pena recordar los dos principales mensajes que se dieron en Garabandal. En el primero, la Virgen dijo: «Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser muy buenos. Si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande» (18 de octubre de 1961). Cuatro años más tarde, el Arcángel San Miguel daba el segundo mensaje: «Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre, os diré que este es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. La Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del Buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más, pensad en la Pasión de Jesús» (18 de junio de 1965).
 
 
En el Tomo rojo, “La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Dictados de Jesús a Marga“, la palabra “Garabandal” aparece citada en nueve mensajes, entre los años 2002 y 2006:  2002 (13 ago y 17 sep), 2003 (14 may), 2004 (30 may, 16 sep y 21 sep), 2005 (17 jul y 6 dic) y 2006 (16 may).
 
 
 
En dos posts anteriores (Dictados de Jesús a Marga 1 yDictados de Jesús a Marga 2) hemos tenido ocasión de presentar a Margarita, una madre de familia, española, que desde el año 1983, cuando aún era una adolescente, comenzó a recibir mensajes de Jesús y de la Virgen. Nuestro Señor y su Madre le hablan con una gran sencillez, pero también con impresionante seriedad, sobre la necesidad de que los hombres nos arrepintamos de nuestros pecados y nos decidamos a acercarnos al Corazón de Jesús, —principalmente en la Eucaristía—, y al Inmaculado Corazón de María.
 
Jesús y la Virgen quieren prepararnos para la Tribulación que precederá la Segunda Venida del Señor. Y lo hacen dirigiéndose a nosotros con palabras llenas de amor. En los mensajes, las referencias a la Sagrada Escritura son abundantes. 
 
El mensaje del 30 de abril de 2002, menciona la promesa,para esta generación, del Reino Nuevo precedido de la gran lucha contra el mal en el mundo. Veamos tres párrafos de ese mensaje: 
     “Y mira, Yo os restableceré en un Reino Nuevo que no tendrá fin. Y los hombres viviréis felices en él pariendo sin dolor, olvidando el sufrimiento de la muerte, descansando en Mí, despreocupándoos del comer y el beber, del vestir, viviendo aquí en la tierra un anticipo del Cielo.
     Pero para esto, hija mía, mira que aún deben pasar más cosas. Sois la generación que ha de ver mi Reino Nuevo. Sois la generación del Amor, la que verá triunfar el Reinado de los Corazones de Jesús y María: «Cristo en todas las almas, y en el mundo la paz»
     En espera de esto, hija mía, mira cómo el mundo y la creación entera se retuercen entre tremendos dolores de parto. Se retuercen, se rebelan hasta los elementos. El Diablo enloquece de furor al sentir arrebatado su mundo y se lanza en feroz y encarnizada lucha contra los fieles, y da poder y más poder a los infieles. Pero vosotros tenéis el Poder de Dios y de sus Ángeles, y no quedaréis defraudados”.
 
 
En este blog, iremos reproduciendo algunos de los mensajes dictados a Marga. Comenzamos por los que mencionan las apariciones de la Virgen en San Sebastián de Garabanal (1961-1965). Destacamos en negritasalgunas frases. 
 
Mensaje del 13 de agosto de 2002
 
Virgen:
     ¡Margarita!
     Mira a los otros pueblos, hija, mirad a los otros pueblos. No estéis pensando en vosotros solos, mirad a los otros pueblos y ved, ved y pensad: ¿no está sobre ellos cayendo el Castigo de Dios?, ¿por qué no a vosotros?
     Amada España, escucha, escúchame: Porque a vosotros os espera un Castigo aún mayor. Acuérdate de Garabandal.
     Y todos los que no estéis convertidos antes del Día, no os será dado luego.
     Algunas ciudades serán aniquiladas, persecuciones a la Iglesia y de la Iglesia para la Iglesia.
     El Señor os aguarda. Aguarda vuestra conversión, que os vendrá de mi Mano. Arrepentíos y volveos a Él a través de Mí. Así os podrá retribuir según vuestras buenas obras. Si no, la retribución será para las que encuentre.
     Y si sólo encuentra pecado sobre pecado, odio, disputa sobre disputa, soberbia, vanagloria, quemazón por los placeres de la carne, retribuirá sobre vosotros vuestro merecido, sodomitas que vivís peor que aquéllos sobre los que cayó de lleno la Gran Ira de Dios (cfr. Gn 18, 16-19, 29). Igual, igual que entonces o más.
     ¡Oh Terrible Castigo, hijos!, no queráis estar entre ellos. Arrepentíos y volveos a Mí antes del Día, para que Yo le pueda decir: «No toques a éstos, son los hijos arrepentidos de Dios, los hijos predilectos de Dios que volvieron a El antes del Día».
     Aunque vuestros pecados sean rojos como la grana, más blancos que la nieve quedarán (cfr. Is 1, 18). Porque Yo, vuestra Madre, vendré a limpiaros y con la Sangre del Cordero os purificaré de todas vuestras inmundicias, para poderos presentar limpios ante Dios y decirle a su Ángel Exterminador: «¡No!, ¡no toques a éstos! Son los hijos predilectos de Dios arrepentidos antes del Día. Han oído mi Voz, mi Llamamiento desgarrado de Amor, y han venido a Mí antes del Día. Dejadlos. Son las primicias de Dios. Las primicias de la Nueva Creación».
     Hijos míos, ¿no queréis estar entre ellos?
     ¡Venid!, ¡venid antes del Día! Por favor hijos, ¿es que no me creéis? ¿No creéis a una Madre henchida de Dolor porque ve el desenlace que os espera? Creedme. Dadme al menos un poco de crédito para que la Luz Inundadora de Dios penetre en vosotros y podáis ver claro porque todo se os hará luminoso.

     ¡Oh!, ¿qué he de hacer ya por vosotros? ¡Por favor hijos!, ¡por favor! ¡Oídme! ¡Oíd la Voz de Dios!

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: