Skip to content

Mensaje a Darly Chagas en Brasil "…El tiempo que se aproxima para la humanidad es muy grave, vosotros necesitáis vencer el miedo, pánico, desesperación, si se deseáis la vida eterna. La hora se aproxima. Una gran tragedia ocurrirá en el mundo, y vosotros seréis conmovidos.."

2 de noviembre de 2011

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Mundo Nuevo – Palabras de Nuestra Señora
El tiempo de preparación para la purificación de la humanidad
11 de septiembre 2011 – Domingo
Queridos hijos, hoy en día, el día del Señor, con mucho amor y afecto Vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos a buscar juntos la verdadera paz para el mundo.
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os revela hoy acerca de la enseñanza que Jesucristo os da acerca del perdón que debéis dar el uno al otro por las ofensas que existen entre ustedes. De manera que perdonéis a vuestros hermanos las ofensas recibidas de ellos, también vosotros seréis perdonados por Dios. Así que si no perdonáis a aquellos que vosotros debéis perdonar, no seréis perdonados tampoco.
Entonces Mis hijos, así mismo debéis sembrar en vuestros corazones, las enseñanzas de hoy, ya que vosotros no habéis perdonado a vuestros enemigos, no habéis aceptado el pedido de ellos, habéis cultivado el espíritu de venganza, no hay compasión en vosotros, ni misericordia.
Vosotros sabéis bien que si perdonáis a los hermanos que vos debéis perdonar, recibiréis la Gracia de Dios, pero hay dudas en vosotros, la pregunta es siempre la misma: – “¿Existe Dios? ¡Si El no existe no recibiré lo que me deben!”
En verdad Mis hijos, el mal del mundo es la falta de fe. Muchos niños quieren hacer obras, pero dudan de la gracia de Dios, no están seguros, no tienen la certeza de que Dios es Bueno, pero lo peor es que cuando cometen el pecado no se arrepienten, no piden perdón a Dios y ni a los hermanos.
Debéis meditar sobre esto, pero orando, porque sin oración no sabréis abrir el corazón y quitarle el mal que le está dominando.
Jesucristo cuando estaba esperando Su condena del mundo, os enseño y os dejó sus Enseñanzas mediante la aclaración de lo que debéis hacer para no merecer el infierno. El mayor peligro es la desobediencia a Dios, mientras tengáis dentro de vosotros el hábito de la desobediencia, no podréis vencer, hay que reaccionar, combatir a los impulsos de vuestro corazón que son la fuerza de los Pecados Capitales.
Seáis fuertes Mis hijos, prestéis atención de vuestros pecados y arrancadlos de vuestra vida, porque si no combatís con la fidelidad a Dios, perderéis la victoria, seréis derrotados y caeréis en el infierno.
El Señor os ama y con Amor verdadero y os quiere daros la alegría de saber que el Gran Milagro es la fe en El.
Vosotros estáis a punto de dejar este mundo y partir en dirección al Cielo si vosotros estáis convertíos, o al infierno si no estáis convertíos.
Para que vuestro destino sea cierto, sea el Cielo, el Paraíso, Dios os dio el Camino que es Jesucristo, Su Divino Hijo, pero para aquellos que no quieren ni siquiera el Cielo, lo que les espera es el fuego del infierno. Por lo tanto, todo el que quiera el Cielo tiene que convertirse, tenéis que perdonar a los que os ofenden, pedir a Dios perdón por vuestros pecados tantas veces como sea posible, esperar a la recompensa de Dios.
Por lo tanto, antes de vuestro pasaje por la muerte, estáis siendo instruidos por Dios, esta es la señal más fuerte que se está dando en el mundo. Mensajes y más mensajes, las apariciones y las diversas manifestaciones de Dios a la humanidad para que despierte y se dé cuenta de que este es el último tiempo de conversión.
En el mundo está la señal viva de Dios, porque Su mensaje es de advertencia de que alguna cosa va a pasar a vosotros muy pronto. Quién no regrese a Dios no será salvo. Pensad, meditad y profundizad, observar vuestro corazón, porque lo mejor es limpiar la maleza que hay en él quemarla, porque si no limpiáis vuestro corazón, no llegaréis a merecer el Cielo. Seréis condenados en el Juicio Final y él está bien cerca.
Seáis humildes, reconoced que aún no sois capaces de llegar al Cielo, porque el peso de vuestras vidas está impidiéndoos pedirle perdón a Dios de lo que hacéis mal. Demostradle a Él (Dios) vuestro deseo de ganar y ver lo que El os enseña, a caminar en justicia.
Continuación del mensaje del día 11 de septiembre 2011
Perdonad a los que debéis perdonar ahora que Dios os va a devolver vuestra vida: pecando vosotros la estáis perdiendo y por esto pasaréis por la muerte, pero si vencieres el pecado, seréis felices para siempre.
Eso es lo que Dios quiere de vosotros para ser felices, creciendo en vuestra conversión llegaréis al Cielo un día muy pronto.
Preparaos, el Espíritu Santo será enviado por Dios el Padre muy pronto para abrir vuestro espíritu y purificaros. Una vez purificados, no podréis caer más.
Ya se acerca el momento en que veréis la Luz de Dios que vendrá sobre vosotros para purificaros, y seréis así liberados de todos vuestros pecados. Luego después será la venida del Rey Divino para gobernar por toda la eternidad. Preparaos, preparaos, reparéis vuestros pecados, debéis hacerlo con urgencia, y perdonándoos unos a otros, perdonándoos a sí mismos y pedir perdón a Dios.
Viene una gran tragedia para el mundo y él no está listo. Recordad vosotros sois el mundo que Dios va a transformar ahora sin demora.
Orad, orad, orad por el Santo Padre Benedicto XVI, por todo el clero, los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Orad por los ateos y paganos, ayudándolos a encontrar el camino al Cielo, si vosotros los ayudáis, Dios a vosotros ayudará también.
Orad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, la unión es oración, la oración fortalece, si oráis con el corazón sabréis grabar todo lo que Dios os habla y todo lo que os enseñó en el Santo Evangelio dentro de vosotros y producirá el fruto de vuestra Salvación. Si lo hicieres todo con amor es porque el amor habita en vosotros. Si de lo contrario lo hacéis con el odio, la venganza, el desprecio, todo lo que ofende a Dios, es una señal de que no seréis salvos a menos que te arrepintáis a tiempo.
Observad que Dios va a tomar al mundo por sorpresa, no vencerá el que no está escuchando, porque quien escucha, mejora y se arrepiente de todo lo que ha hecho y no lo hará de nuevo.
Por lo tanto, Dios advierte a los cristianos en cualquier momento será el día de la purificación de la humanidad, que está podrida, caerán de dentro de la Iglesia Santa, caerán los que están allí para causar la ruina y la destrucción. Ayudéis al Santo Padre en este momento, Dios os recompensará.
Os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Reforzaos sus corazones, quien escucha, mejora y está atento a las Señales de Dios, recordad que la mayor señal que vosotros tenéis son las Palabras que El os dejo a través de los mensajes en el mundo entero.
Haced penitencia, ayuno, tratéis de orar más y hacéis sacrificio, todo lo que pudiereis para que todos regresen a Dios con urgencia.
Y a Brasil os dejo Mi pedido, estéis listos, mucho sufrimiento viene para vosotros.
Todas las naciones, estéis listas para Dios. Muy peligroso, tengáis cuidado.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.
Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Mundo Nuevo – Palabras de Nuestra Señora
El tiempo de preparación para la purificación de la humanidad
4 de septiembre de 2011 – Domingo

Queridos hijos, hoy, el día del Señor, con mucho amor y cariño Vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos a buscar juntos la verdadera paz al mundo.
Mis hijos, Mis pequeñitos hijos, sois más pequeños cuando abrís vuestros corazones para escuchar la Palabra de Dios. Ella os revela hoy y os lleva a reflexionar en la reconciliación con Dios y con vuestros hermanos.
Plantéis dentro de vuestros corazones las enseñanzas del Evangelio que Jesucristo, Mi Divino Hijo, dejó para que vosotros vivierais en unión, para ser más fraternal.
Vosotros habéis sido indiferentes en cuanto a cómo tratar a vuestros hermanos, perdonáis unos a otros, recordad que Dios habita en vuestros corazones, no debéis ofender ni a vuestros hermanos. Vosotros debéis perdonar a los os ofenden, y también que no debéis cometer el mismo fallo. Reconciliaos con vosotros mismos, pidiendo perdón a Dios, pidiendo Su Misericordia.
Nada más tenéis que hacer ahora que no sea pedir la Misericordia de Dios para vosotros. Vuestras almas están corriendo gran peligro. Perdonaos unos a otros y arrepentíos de vuestros pecados, y reparad todos ellos y pedid perdón a Dios.
El tiempo que se aproxima para la humanidad es muy grave, vosotros necesitáis vencer el miedo, pánico, desesperación, si se deseáis la vida eterna. La hora se aproxima.
Os he aconsejado mucho, pero vosotros estáis dejando a las malas hierbas proliferando en vuestros corazones.
Recordad que vosotros sois familia de Dios, todos vosotros los cristianos.
Seáis fieles, humildes, sencillos, desapegaos de vuestros malos caminos y regresad a Dios.
Escuchad Mis hijos, es necesario detenerse y pensar en tratar de vivir según la voluntad de Dios y no la vuestra.
Este es el último tiempo que tenéis para corregir vuestros errores, enderezaos vuestros pasos para reconciliarse con vuestros hermanos, compañeros, amigos, daos las manos el uno al otro, vosotros no sabéis cuál es el alcance de vuestros sufrimientos. El tiempo que queda para el mundo es muy corto.
Vosotros dejaréis este mundo de pecado, moriréis por culpa de ellos, pero si reparáis ahora vuestras faltas, viviréis eternamente, Jesucristo os resucitará para la Vida Eterna.
Todo pecado es la muerte, pasaréis por la muerte, porque sois pecadores, pero es sólo vuestra carne la que muere hasta que venga el Señor.
El os llamará a la vida y escucharéis Su llamado.
Como dijo Jesucristo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera. Y todo aquel que vive y cree en Mí, no morirá eternamente.” (Jo. 11: 25 – 26)
Dios es amor Mis hijos, recordéis que Jesucristo es Dios, El os da amor, pero muchos le dan la espalda a El.
Ahora corren un gran peligro de no conseguir el regresar antes de que una parte del mundo colapse.
Mis hijos, el tiempo es doloroso, no continuéis en el orgullo, no tengáis en vuestro corazón chismes o rencor, perdonaos unos a otros antes de que sea demasiado tarde.
Una gran tragedia ocurrirá en el mundo, y vosotros seréis conmovidos. Vosotros estáis a punto de cruzar un tramo muy doloroso, mucho sufrimiento, las guerras, las tempestades naturales y espirituales, preparaos, preparaos, vosotros no estáis listos, queráis huir de todo esto, pero no tendréis cómo.
Las naciones están lejos de Dios, están idolatrando al odio, quieren la guerra, no temen a Dios, no se preocupan por la preservación de la vida, cuanto más matan, más quieren matar. Pero Dios lo ve todo.
Continuación del mensaje del día 4 de septiembre de 2011
Hoy en día un país quiere demostrar que puede matar a más gente que el otro. Dios sabe que habrá más muertos que vivos después de la gran guerra que se desencadenará muy pronto.
Las naciones quieren decidir el matar a más gente, serán el dueño del planeta. Sin embargo, un engaño ocurre, Dios es el dueño de todo lo que existe. Así que por esto, un gran castigo viene para demonstrar al hombre el Poder de Dios.
Quien esté vivo, verá esto suceder muy pronto.
Debéis meditar sobre el otro lado de la vida para aquellos que no saben pedir perdón y perdonar también.
Dios no obliga al hombre a ser obedientes, El enseña a los que quieren aprender cómo recuperar la vida.
Dios quiere daros el Paraíso, El está revelándoos que es el momento de decisión, debéis arrepentiros de vuestros pecados, repararlos y estar preparaos para la hora final.
El futuro ha llegado para esta generación, espero que todos decidáis por el Cielo.
Vosotros sabéis, queridos hijos, todo lo que se reveló en Fátima, si el mundo se corrigiera ya no tendríais que sufrir otra guerra, pero no se corrigió, la mayoría se mantuvo indiferente. Ahora el mar ya no será más como es, se convertirá en sangre.
Cómo sería bueno que el hombre hubiese obedecido a Dios. El transformaría todo en maravillas en un abrir y cerrar de ojos, pero el hombre decidió desobedecer y ahora ya es tarde. Aquí viene la corrección. Preparaos.
La naturaleza está enojada. La desobediencia atrae el castigo. Nunca antes el mundo vio lo que verá muy pronto.
Pero los que luchan por la paz, la tendrán.
Esto es lo que He venido a revelaros hoy para su conversión.
Escuchad los Consejos que os doy, Yo soy vuestra Madre Celestial, Yo soy la Madre del Buen Consejo y quiero ver a todos Mis hijos en el cielo. Escuchad, escuchad y convertíos vosotros a Dios, quien no se convierta irá al infierno, no irá a la Cielo.
Orad, orad, orad por el Santo Padre el Papa Benedicto XVI, por todo el Clero, los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Orad por los ateos y paganos, es vuestro deber de amar a vuestros hermanos y luchar por ellos. Dios os recompensará.
Orad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo.
Estéis en alerta a las señales que Dios os da a través del Santo Evangelio. Debéis ayudar al Santo Padre en sus oraciones, atrayendo así a más ovejas a la Santa Iglesia.
Rezando por el Santo Padre el Papa, estaréis contribuyendo para que pueda completar su misión hasta el final.
Muy pronto seréis purificados, todos vosotros cristianos y no dudaréis más de la existencia de Dios, el Espíritu Santo vendrá, El abrirá vuestro espíritu y no cometeréis más pecados. Seréis purificados para recibir la Venida del Señor.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Estoy en el mundo para ayudaros, escuchad lo que os revelo y preparaos con más fe, esperanza y caridad sin medida.
Especialmente vosotros brasileños vais a sufrir muy pronto, vuestra hora se acerca, pedid a Dios sabiduría, la fuerza, la comprensión, todos los Dones que necesitáis. Dios está con vosotros, no lo olvidéis.
Todas las naciones, estén listas para ganar las pruebas finales, mucho sufrimiento en el mundo.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.
Debéis reflexionar sobre el santo Evangelio de hoy: Mt. 18: 15 – 20.
About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 313 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: